Los líderes del peronismo de distintos cuerpos legislativos del país se reunieron en Tucumán para analizar la estrategia partidaria de cara a los comicios y para efectuar un pronunciamiento crítico hacia la gestión del presidente Mauricio Macri. Según ellos, la Nación retacea fondos a los distritos que no le son afines.

“La distribución de los fondos que se recaudan a través de los impuestos nacionales no es una facultad del Poder Ejecutivo (Nacional), sino una obligación que está presente en la Constitución Argentina y en el ordenamiento jurídico. Condenamos que (los recursos) sean expuestos a un sistema de premios y castigos para quienes posean mayor o menor afinidad política (con Cambiemos)”.

Según La Gaceta, en el tercer párrafo de un documento de ocho páginas, los asistentes al IV° Foro Federal de Presidentes de Bloques Provinciales Peronistas resumieron buena parte del debate político que se celebró entre el viernes y el sábado en la sede de la Legislatura local.

Si bien la convocatoria fue menor a la esperada por los organizadores -participaron siete de los 15 distritos convocados-, los referentes peronistas de distintos cuerpos legislativos del país aseguraron que el encuentro sirvió para analizar las políticas de la Casa Rosada y para discutir sobre la estrategia partidaria de cara a las elecciones nacionales de este año (están en juego cuatro bancas a diputado nacional por Tucumán).

Más allá de los ismos -participaron desde kirchneristas hasta menemistas-, los líderes de los bloques del PJ coincidieron en un concepto: a su entender, el Gobierno nacional discrimina a los distritos con sello justicialista.

Tópicos bajo debate

El evento fue encabezado por el jefe del bloque Tucumán Crece-PJ, Ramón Santiago Cano, del Poder Legislativo local, y ayer contó con la asistencia de Graciela Rego (Buenos Aires), Matilde Balduzzi (Salta), Mirna Abregú (Jujuy), Marcelo del Moral, Raúl Andalor (ambos de La Rioja), Espartaco Marín (La Pampa) y José Mortola (Corrientes). Todos ellos lideran las bancadas peronistas en sus respectivos cuerpos legislativos.

Según consta en el pronunciamiento conjunto, hubo seis tópicos principales bajo debate: la distribución de la coparticipación federal; la situación de las economías regionales; la relación entre las provincias y la gestión del presidente, Mauricio Macri; la política en derechos humanos (se repudió el fallo de la Corte Nacional que otorgó el beneficio del 2×1 en la pena a un represor); el incremento en los hechos de inseguridad en todo el país; y las elecciones legislativas nacionales de agosto (con las Primarias) y octubre (con las generales).

Las críticas a Casa Rosada están presentes a lo largo de todo el documento. “La relación entre las provincias y el Gobierno nacional está marcada por un claro favoritismo del presidente Macri para con sus gobiernos aliados, en desmedro de aquellos que realizan críticas hacia la gestión del Estado nacional”, indica el punto 3. Y añade: “sólo nos basta analizar el reparto de los fondos para comprobar de forma empírica que, en el último año, las provincias de Cambiemos concentraron el 43% del total de los recursos nacionales”.

También hubo cuestionamientos hacia el Plan Belgrano, que conduce el tucumano José Cano, de la UCR-Cambiemos. “(Se trata de) una medida llena de anuncios rimbombantes pero que, a un año y medio de su lanzamiento, no ha realizado acciones ni obras concretas”, expresaron los peronistas. Y aseguraron que hubo recursos de ese programa “que han sido desviados a las provincias más afines al Gobierno nacional”.

Los jefes de bloque también aludieron a las “inundaciones y desastres naturales” registrados en todo el país en los últimos meses. “Mientras aquellos afectados más cercanos al poder central recibieron recursos, visitas de encumbrados funcionarios y anuncios de importantes obras de infraestructura, las provincias con mayores roces tuvieron que lamentar una suerte de asfixia estatal en medio del dolor, con declaraciones políticas y puestas en escena como la del Presidente en su recorrido por Tucumán”, plantaron los justicialistas.

LA GACETA consultó a los asistentes tras el encuentro, y hubo consenso en que la supuesta diferenciación desde la Casa Rosada fue un eje central de la jornada. “Los fondos no llegan a las provincias, como corresponde, sino que muchas ayudas van a los municipios aliados a Cambiemos. Las provincias que no son del signo político del Gobierno nacional son discriminadas”, insistió Cano.

El riojano Del Moral coincidió con el tucumano. “Venimos luchando desde los 90 por un punto de coparticipación que fue sacado por un gobierno radical. Para La Rioja son $ 5.500 millones anuales, y la Nación otorgó por DNU $ 1.850 millones. Nuestros parlamentarios nacionales lograron que se lleve esa suma a $ 2.500 millones, pero hoy seguimos luchando porque no se giran (en su totalidad)”, indicó.

Los justicialistas también hablaron de “unidad” en el año electoral. “Como bien lo expresó largos años atrás Juan Domingo Perón, es necesaria una organización del peronismo que permita superar el actual estado de desorden y disociación de sus fuerzas”, expresaron en el punto 6 del documento.

En debate y por escrito

Estrategias.- La reunión central del IV Foro Federal de Presidentes de Bloques Provinciales Peronistas fue celebrada en el salón de debates del despacho del bloque oficialista Tucumán Crece-PJ. Además de formular críticas hacia la gestión de Cambiemos, los justicialistas hablaron sobre la estrategia electoral propia.

Fotos.- El jefe del bloque de diputados de La Pampa, Espartaco Marín, fue uno de los que destacó la necesidad de unidad en el peronismo nacional. Incluso, remarcó la incidencia de que “un ‘compañero’ que no tenga tanto caudal (de votos) propios” se saque fotos con, por ejemplo, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Por eso, le pidió a la diputada bonaerense Graciela Rego que brinde algunos detalles del estado de situación en el distrito electoral más importante del país. “Tenemos que reconocer que por algo se perdió (en 2015), luego de un gobierno con tanta inclusión (en alusión al kirchnerismo). Pero hay un sector (del núcleo duro ‘k’) que aún no hizo esa autocrítica”, planteó Rego.

Nombres en Buenos Aires.- La bonaerense Rego dio más detalles, a pedido de sus pares, sobre el runrún político en su provincia. Explicó que, a juzgar por lo sucedido en los últimos meses, Cristina Fernández de Kirchner “no quiere la conducción del partido”. “Nos falta un líder”, afirmó. Y advirtió que eso será clave de cara a 2019. “Se está trabajando en ese sentido”, añadió. Según Rego, uno de los posibles candidatos para este año es Florencio Randazzo. “El tiene el convencimiento (de presentarse a las internas)”, explicó. Y calificó como “una compañera que puede crecer muchísimo” a la intendenta de La Matanza, Verónica Magario. “La semana próxima quizás tengamos definiciones”, transmitió la jefa del bloque Peronismo para la Victoria.

Más preguntas.- El pampeano Marín insistió en su consulta sobre Massa, ya que, según observó, “el caudal de votos que saque” los complica, sea nutrido o no. “¿Hay conversaciones con él?”, consultó Marín. “Sí -indicó Rego-. Si no está Cristina (Kirchner), hay que ver esa situación”. Aunque la bonaerense aclaró que es afín al espacio del ex funcionario “k” Florencio Randazzo, advirtió que hay “compañeros” interesados en sumar al líder del Frente Renovador. 

Traición.- La sola mención del nombre de Massa generó el rechazo de la jujeña Mirna Abregú. “Para mí, el massismo no tiene nada que ver con el peronismo. Massa es Macri”, afirmó la justicialista. Y aseguró que el “renovador” perjudicó al PJ-FPV en las últimas elecciones. “El que traiciona una vez, traiciona dos veces; me da miedo volver a tener otro Macri en el partido. Los ‘gorilas’ también están metidos en el PJ”, observó.

Con su firma.- Tras el debate político, los jefes de los bloques peronistas firmaron un documento en el que aparecen consignas de cara al año electoral. “La elección legislativa de este año tiene que ser un punto de inflexión para lograr la genuina unidad del peronismo, solidaridad hacia todo el arco de fuerzas políticas nacionales y la organización del movimiento nacional”, señalaron los justicialistas. Y añadieron: “habrá que restablecer la organización, integrándola con dirigentes locales, leales y capaces que se comprometan seriamente a luchar por los objetivos del peronismo, y obedecer sinceramente a quienes sean designados para la conducción”. También consideraron clave “bregar por una real unificación del sindicalismo, procediendo a crear entendimientos entre los dirigentes gremiales”-

Invitado.- El evento contó con representantes de siete distritos. Por eso, sus participantes buscarán fortalecer el espacio. El próximo encuentro, según anticiparon, será en Buenos Aires, y se espera la participación del presidente del PJ a nivel nacional, el sanjuanino José Luis Gioja.