Dirigentes importantes del peronismo consideran perdidas las elecciones en Jujuy, La Rioja y Santa Cruz, donde se elegirán senadores y podría ganar Cambiemos
El Gobierno sabe que encarará las próximas elecciones con la insatisfacción económica de la sociedad. Le queda el contraste con el pasado y la confrontación con éste como recursos electorales. El peronismo enfrentará elecciones, por primera vez en muchos años, acéfalo, sin conducción nacional y sin un liderazgo claro en el más importante de todos los distritos: Buenos Aires. La única certeza del peronismo es que machacará al oficialismo con el malestar económico de la gente común. Ninguno tiene garantías de nada.

Según Joaquín Morales Solá para La Nación, tales constataciones suceden cuando faltan apenas 45 días para el cierre de listas de candidatos. El plazo vencerá el 24 de junio. Diez días antes, el 14, deberán inscribirse las alianzas. Candidatos y alianzas de junio serán los que competirán en las primarias de agosto. Los que triunfen en ellas irán a las elecciones generales de octubre. Es decir, lo que suceda en junio marcará definitivamente los cruciales comicios de mitad de mandato. La esencia del año electoral se reduce, así, a un puñado de decisivas semanas muy próximas.

El mejor proyecto oficial del oficialismo está en manos de una persona que no es macrista: Cristina Kirchner, quien se excluyó de las elecciones y luego mandó a que la incluyan. ¿Entonces? El misterio es su vieja marca. La eventual candidatura de la ex presidenta polarizaría a la sociedad de tal manera con el macrismo que desaparecería todo el resto. Si bien Cristina tiene en la provincia de Buenos Aires el mejor nivel de simpatías, la unanimidad de los encuestadores sostiene que el oficialismo ganaría ese duelo entre la novedad y el pasado. El Presidente se recompuso en las últimas encuestas, pero carece de candidatos relumbrantes en la provincia de Buenos Aires. El oficialismo confía en una campaña que harán el propio presidente y María Eugenia Vidal, la figura más popular de la política argentina. Los candidatos del macrismo serán los que aparecen: Esteban Bullrich, Facundo Manes y Gladys González. El orden de las candidaturas lo decidirán el 24 de junio, después de que se haga explícita la propuesta de los otros partidos.

El peronismo, en efecto, no tiene conducción respetada ni liderazgos significativos en el país, salvo el que expresa Cristina Kirchner. Pero ésta personifica el pasado que gran parte del peronismo quiere relegar definitivamente a la historia. El presidente formal del PJ, José Luis Gioja, volátil e imprevisible, perdió el respeto de casi todos los referentes partidarios. Cualquiera que habla con dirigentes justicialistas se lleva la impresión de que el único liderazgo político e institucional del peronismo lo encarna el senador Miguel Angel Pichetto, jefe del poderoso bloque de senadores de ese partido. Ningún peronista toma ninguna decisión importante sin antes hacerle una visita o llamarlo por teléfono al influyente senador.

El peronismo bonaerense viene de perder una elección de gobernador y deberá enfrentar comicios, por primera vez desde 1987, sin la protección del Estado, sea éste provincial o nacional. El peronismo, que nació de un gobierno, nunca se acostumbró a la intemperie electoral. ¿Quién pagará la campaña electoral, que antes contaba con la contribución de generosos empresarios y con el más generoso aporte del Estado? Los intendentes figuran mucho más que lo que influyen en el electorado. Venden una autoridad electoral que no tienen. El domingo de elecciones terminan repartiendo boletas de todos los partidos con la lista propia de candidatos a concejales municipales, porque los Concejos Deliberantes tienen la facultad de destituirlos. No es el destino del peronismo lo que les importa, sino su propia sobrevivencia política.

Una mayoría significativa del peronismo tiene la sensación (sólo la sensación) de que Cristina se quedará en su casa, flameando la bandera de un vago ascendiente político. Nunca se le cae de la boca el antecedente de que fue la presidenta con más votos de la historia y con mayor diferencia con el segundo más votado, casi 30 puntos. ¿Para qué borrar esos pergaminos con una eventual derrota bonaerense? Los últimos episodios de Santa Cruz, cuando su seguridad estuvo en riesgo, deben haberla prevenido sobre lo que podría suceder en una campaña bonaerense. Ella también fue siempre una parlanchina candidata protegida por el Estado, provincial o nacional. En Buenos Aires la aman o la odian. Nunca pasa inadvertida. Sólo podrían empujarla a la candidatura la necesidad de fueros o el convencimiento absoluto de una victoria. Esta certeza no existe nunca, pero ya sabemos que el arte de Cristina es la construcción de una realidad tan distinta como propia.

Daniel Scioli y Florencio Randazzo no son candidatos aún, pero están dispuestos a enfrentarse en una interna. Los dos creen que ganarían. Cada uno pone condiciones. Difícilmente Scioli sería candidato si debiera enfrentarse a Cristina Kirchner; no lo ha hecho nunca, no lo hará ahora. Randazzo los enfrentaría a los dos; él viene proponiendo desde hace mucho tiempo una interna abierta y amplia del pejotismo bonaerense. Su condición es que esa elección interna sea supervisada por la Cámara Electoral nacional, porque las primarias son elecciones nacionales bajo control de la justicia electoral. No confía en los que dirigen el PJ provincial y, mucho menos, en su presidente, Fernando Espinoza. Esas condiciones no están, todavía al menos. Cristina no competiría jamás con nadie en una interna.

Sectores importantes del peronismo le piden a Randazzo que haga lo que hizo Antonio Cafiero en 1985. Esto es: romper con el PJ oficial, perder con dignidad frente al entonces reinante alfonsinismo y borrar luego a la vieja dirigencia peronista. Esto tiene un nombre: renovación peronista, que es el proyecto de la mayoría del PJ. Dejar a los Kirchner y al kirchnerismo en el arcano sin luz del pasado. Para Randazzo los momentos no son comparables. Él anda construyendo un amplio espacio peronista.

Scioli tiene un proyecto que nunca lo dice. Ganarle la interna a Randazzo y luego ganarle la provincia a Macri. No le importa ser senador, que es lo que se disputará en octubre, sino colocarse como el candidato imprescindible del PJ para las presidenciales de 2019. La presidencia es un lujo que se quiere dar. El otro presidenciable es Sergio Massa, a quien muchos quisieran ver disputando su candidatura en una interna dentro del peronismo. Imposible. Margarita Stolbizer le abre otros espacios sociales, pero le cierra las puertas del peronismo. No puede acercarse al PJ, ni a Randazzo ni a Scioli de la mano de ella. Se quedará con Stolbizer.

Hay quienes le aconsejan a Massa que espere hasta 2019 sin arriesgar en 2017. El peronismo no tiene tanta paciencia. A muchos diputados que ingresaron con él en 2013 se les vence el mandato este año. Quieren renovarlo. Intendentes y concejales bonaerenses que están cerca de él no lo esperarán dos años mientras el poder se construye en otro lado. “Tendré que ser candidato”, suele decir, aunque su opinión cambia con cada encuesta que le llega. Las últimas no fueron buenas para él.

El peronismo renovará 16 senadores nacionales, mientras que Cambiemos renovará sólo 3. El mandato de los senadores dura seis años. Están renovando los que fueron elegidos en 2011, cuando Cristina hizo su mejor elección. Dirigentes importantes del peronismo consideran perdidas las elecciones en Jujuy, La Rioja y Santa Cruz, donde se elegirán senadores y podría ganar Cambiemos. El peronismo no está bien, pero eso no significa el final de su historia. Parafraseando a un ex presidente latinoamericano, la política ha asistido a muchos velorios del peronismo, pero a ningún entierro.