Saltar al contenido.

El 4 de junio La Rioja y Chaco protagonizan el primer test electoral

Faltan 20 días para el primer round electoral del año: el 4J será la muestra de laboratorio, experimento que será analizado por la Casa Rosada y el peronismo de cara a lo que podría ocurrir en las legislativas del 22 de octubre. Luego de que los gobernadores de La Rioja, Sergio Casas, y del Chaco, Domingo Peppo, desdoblaran los comicios provinciales de los nacionales, las conclusiones de las urnas en estas primarias locales serán, indefectiblemente, nacionalizadas.
Según Cronista Comercial, otro botón de muestra será la elección de Corrientes capital, que también el 4J elegirá intendente. Más allá de una visión nacional, será la antesala de la pulseada por la sucesión del radical Ricardo Colombi, que junto a Santiago del Estero son las dos provincias que este año deberán votar nuevo gobernador. A diferencia de La Rioja o Chaco, donde puede haber más o menos sintonía, este distrito es un claro aliado de Balcarce 50: retenerlo sería una clara victoria para Cambiemos en el prólogo de las legislativas.

Con dos mandatos consecutivos, que le impiden otra reelección, Colombi anunció que esperará los resultados de la elección capitalina para ungir a su delfín, mientras desde el oficialista Cambiemos le reclaman una interna. En la ciudad, luego de negociar un acuerdo entre el PJ orgánico y el Frente Renovador el actual jefe comunal, Fabián Ríos, irá por su reelección tras un acuerdo entre el PJ y el Frente Renovador, que implicó que el massista German Braillard desistiera de sus aspiraciones. Lo enfrentarán el radical de Cambiemos Eduardo Tassano, por ECO (Encuentro por Corrientes, no el de Martín Lousteau); y Sonia López (por el FpV).

En La Rioja y Chaco, al menos estos comicios distritales, en el Gobierno no esperan grandes festejos. Todas sus fichas están puestas en las legislativas nacionales, al punto de apostar a dos funcionarios del gabinete como candidatos. El riojano ministro de Defensa, Julio Martínez, sería postulante a senador; y la chaqueña Aída Ayala dejaría la Secretaría de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior para reincidir en una contienda luego de perder la gobernación, al quedar a 13 puntos de Peppo en 2015.

Fortalecido, en el capítulo local el sucesor de Jorge Capitanich realizó un cierre sin fisuras en su oficialista Frente Chaco Merece Más para la renovación de la mitad de la Legislatura provincial (16 bancas). No pasó lo mismo en la alianza nacional: la UCR comandada por el ex gobernador y actual Angel Rozas se quedó con los puestos principales, estallando el malestar entre sus socios del PRO y la Coalición Cívica, al punto de romper el frente y reclamar (sin éxito) ante el Tribunal Electoral que no se pueda usar el sello Cambiemos. Un prematuro dolor de cabeza de lo que puede venir para la Rosada.

La tortilla se da vuelta en La Rioja: la interna peronista que sobrevino luego de la derrota de dos años atrás, dirá presente en estos comicios riojanos donde se disputarán 18 bancas; con el PJ controlado por el ex manda tario Luis Beder Herrera (con Casas adentro), por un lado, y el FpV por otro.

A %d blogueros les gusta esto: