Cambiemos tuvo anoche su resultado más desfavorable de la jornada en las elecciones legislativas de La Rioja, donde quedó en tercer lugar en la capital provincial.

Según La Politica On Line, el gobernador Sergio Casas decidió desdoblar las elecciones provinciales para evitar que los candidatos de Cambiemos arrastraran votos en desmedro del PJ -que se presentó dividido- lo que finalmente surtió efecto con la amplia victoria del oficialismo.

La estrategia fue favorable para Casas pero no para Cambiemos. Es que en el macrismo especulaban con que, al dividirse el PJ, podían alcanzar un segundo lugar. Eso finalmente no sucedió.

En la capital provincial, donde se concentra el mayor número de electores, Cambiemos salió tercero. Lo superaron tanto el candidato de Casas como el de “Encuentro por La Rioja”, el sello con el que decidió competir el intendente Alberto Paredes Urquiza (que puso a su vice Felipe Álvarez).

Salir terceros no estaba en los planes y aumentará la presión sobre el radicalismo para que el ministro de Defensa, Julio Martínez, se ponga al frente de la boleta de senadores en las elecciones legislativas nacionales.

El problema es que, de encabezar la lista, Martínez sabe que quedaría muy expuesto: si el peronismo compite dividido podría lograr que su fuerza ni siquiera entre al Senado, lo que sería leído como una fuerte derrota para el ministro de Mauricio Macri en su propio territorio. De hecho, inmediatamente después de la elección se percibió que la tensión entre ambos sectores se mantenía, como reflejó el propio Paredes Urquiza en un tuit, en el que contrapuso la imagen jovial de su gente y una un poco más obscena de Beder con los suyos.

En diálogo con LPO, desde el entorno de Paredes Urquiza confirmaron que la estrategia electoral será debatida en el peronismo durante los próximos días. “Si el peronismo fuera dividido o jugara con dos listas, Cambiemos puede quedar afuera de todo”, afirmaron.

Sin embargo, Paredes Urquiza sufre un tironeo. Por un lado, sabe que para el peronismo en este caso es funcional jugar dividido, ya que las bancas en el senado serán dos para el ganador y una para quien obtenga el segundo puesto. En ese caso, Cambiemos no lograría ingresar ni un solo legislador. Por otro lado, el intendente riojano tiene una buena relación con el Gobierno nacional y sabe que debe preservarla, lo que lo empujaría a negociar.

No es novedad que Paredes Urquiza tiene buena relación con Cambiemos, ya que su intendencia recibió amplios fondos para obras por parte del Gobierno. De hecho, su gestión fue fortalecida y eso lo ayudó a ganarle al candidato de Cambiemos, lo que implica que al macrismo la estrategia se le fue de las manos.

Es que el PRO aceptaba por conveniencia que el PJ jugara dividido, apostando a ganar. Sin embargo, la jugada falló porque igual terminó tercero, lo que implica que de ahora en más podría arrancar una estrategia para negociar con Paredes Urquiza la posibilidad de ir juntos.

La otra opción sería que Casas -ahijado político de Luis Beder Herrera- y Urquiza Paredes terminen envalentonados con este resultado y analicen las variables de jugar separados y quedarse con todos los puestos. Hay otro dato: en la capital el PJ disidente también sacó el cuarto puesto con el 10 por ciento que obtuvo otra vertiente peronista de buen vínculo tanto con el oficialismo como con Paredes Urquiza: la lista de Gabriela Amoroso auspiciada por Gustavo Luna, director de medios locales.

El oficialismo provincial puso en cabeza un nombre fuerte, la diputada nacional Teresita Madera, que ahora se trasladará a la Legislatura local, tras conseguir un 24% de los votos, contra 18% de la lista de Cambiemos, liderada por el abogado radical Gustavo Galván.