Un mes después de ser reelegido en la presidencia en octubre de 1995, el gobierno de Carlos Menem tuvo que atravesar su primera gran crisis: la explosión en la fábrica de armamentos militares de Río Tercero, Córdoba, que dejó siete muertos y centenares de heridos.

Si bien hubo distintas hipótesis sobre el incidente, nunca se terminó de clarificar qué había desencadenado el desastre por el que incluso estuvo procesado el expresidente, ya que la explosión habría estado relacionado con la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador.

En ese contexto, durante una entrevista con el programa “Lo demás es lo de menos” (MDZ Radio), se le remarcó al hermano del expresidente, Eduardo Menem, que “nunca se supo qué pasó en Río Tercero”, a lo que, sorpresivamente, éste respondió: “¡Explotó! ¿Cómo que nunca se supo?”.

Ante la obvia repregunta, recién allí Menem comprendió que debía refererirse a las causas de la explosión en la fábrica de municiones cordobesa.

“Río Tercero está con falta de mérito. Las causas las investiga la justicia. Hay gente condenada. No es el caso de Menem”, sostuvo. Sin embargo, se le recordó que en un momento el expresidente, horas después de la explosión, ordenó a la prensa que tratara el tema como un accidente.

“Él dijo que parecía un accidente como se pensó en un primer momento, ¿o es la primera vez que explota una fábrica de armas en el mundo?”, finalizó.