El obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, expresó su alegría y gratitud a Dios por la noticia de que el papa Francisco designó al presbítero Enrique Martínez Ossola, actualmente vicario general de la diócesis, como obispo auxiliar de la hermana diócesis de Santiago del Estero.

“Conociendo al padre Quique sabemos que será una ayuda muy valiosa para el obispo de Santiago del Estero, Mons. Vicente Bokalic. Pero además, esta designación honra a nuestra diócesis y a su presbiterio”, subrayó en un comunicado.

El prelado riojano detalló que el padre Martínez Ossola “ha actuado pastoralmente en distintas comunidades y decanatos de la diócesis en sus casi cuarenta años de sacerdote: vicario parroquial en la parroquia San Juan Bautista de Chepes y en la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Ulapes; párroco de Nuestra Señora del Rosario de Copacabana, de Malanzán, de El Salvador de Chamical, de la catedral y santuario San Nicolás, de Nuestra del Rosario de Villa Unión, de Nuestra Señora de la Anunciación, en La Rioja, de la parroquia Sagrado Corazón, santuario de Santa Rita, de Chilecito y últimamente párroco de Resurrección del Señor en la ciudad capital”.

“Además ha desempeñado distintos importantes encargos y oficios diocesanos: director de la Junta Diocesana de Catequesis, secretario canciller, vicepresidente de Caritas La Rioja y desde 2013, vicario general”, agregó.

Monseñor Colombo agradeció al padre Martínez Ossola por estos años de “fiel colaboración con mi ministerio episcopal, su cercanía fraterna y sus oportunas intervenciones en distintas tareas que le he confiado”, y aseguró que echará de menos “su sentido común, su conocimiento de la diócesis así como su fraternidad sencilla y alegre, no sólo hacia mi persona sino también hacia sus hermanos del presbiterio”.

“Ahora trabajaremos juntos en la Conferencia Episcopal Argentina y ciertamente la pertenencia de ambas diócesis a la Región NOA del Episcopado, cruzará frecuentemente nuestros caminos en el servicio a nuestras comunidades diocesanas”, indicó.

El obispo riojano pidió acompañar al padre Martínez Ossola “en este momento tan importante de su entrega pastoral”, invitó a la comunidad diocesana a rezar “por él y por su nueva misión”, y llamó a unirse “al querido pueblo santiagueño y su obispo, monseñor Vicente Bokalic que recibe en el padre Quique un hermano y estrecho colaborador”.

“Dios bendiga al padre Quique y a la diócesis de Santiago del Estero, su nueva comunidad eclesial. La diócesis de La Rioja los abraza, muy unidos a Jesús, nuestro Niño Alcalde y buen Pastor”, concluyó.