“Por ahora todavía me dicen Padre “Quique” y creo que me seguirán llamando así. Monseñor me parece muy pomposo” fue la forma de presentarse ante los santiagueños del Pbro. Enrique Martínez Ossola, quien fue nombrado Obispo Auxiliar de Santiago del Estero durante su comunicación telefónica con radio Panorama.

“Tengo un plazo de tres meses (para llegar a la provincia y hacerse cargo de su designación). El martes me voy a reunir con el de aquí (Marcelo Colombo – Obispo de La Rioja) y el Obispo Bocalik” y sobre el obispo de Santiago del Estero dijo “lo conozco desde que era seminarista.

Estuve presente cuando formuló sus primeros votos” expresó Ossola.

Inesperado

El Padre “Quique” indicó además que concoe y tiene un trato personal con el Papa Francisco, por lo que muchos allegados le decían que lo iban a nombrar obispo “yo siempre les decía, que no, que por mi edad ya estoy más cerca de la jubilación” por lo que el llamado del nuncio apostólico, donde lo citaba en Buenos Aires “y donde me da la noticia (de su nombramiento) fue totalmente inesperada”.

“En casa”

“Voy con toda la confianza en Dios y en el santiagueño que es tan hermanado con el riojano, con tantas cosas en común como su fe mariana y su música, los riojanos tienen la chaya y los santiagueños la chacarera. Por eso pienso que me voy a sentir como en mi casa también en Santiago”. 

Por último dejó su bendición a todo el pueblo católico santiagueño y sobre su llegada dijo “voy a apurar un poco las cosas, tal vez por ahí en agosto ya voy a estar ahí” concluyó el Padre Enrique Martínez Ossola.