El déficit consolidado de las provincias bajó en relación al PBI del 1,1% en 2015 al 0,97% en 2016, aunque se mantiene muy fuerte el gasto en personal.

Así lo indicaron a LA NACION fuentes oficiales, que trabajan en el envío de la nueva ley de responsabilidad fiscal junto con el presupuesto 2018.

Las fuentes indicaron que la reducción se debió a que se redujo el ingreso en personal respecto de 2015 -año electoral-, por el aumento de recursos por parte de la Anses y por el efecto inflacionario.

La intención es que el gasto provincial consolidado crezca en términos nominales, pero no reales, entre otros ejes acordados meses atrás en el “Acta de Mendoza”, firmada por 22 de las 24 provincias argentinas.

Allí se determinó que antes de fin de año el Congreso Nacional discutirá una nueva ley de responsabilidad fiscal, para que el gasto primario total no crezca más que la inflación hasta el año 2019 inclusive.

Además, la intención es corregir impuestos distorsivos y reducir la carga tributaria y controlar el incremento del empleo público, por lo cual la idea es que el personal de planta -a nivel nacional, provincial y municipal- no crezca en proporciones mayores que el crecimiento de su población.

También se determinó la creación de fondos anticíclicos fiscales, que serán conformados por cada jurisdicción con los recursos excedentes en años en los que la balanza fiscal arroje superávit, y deberán utilizarse en situaciones excepcionales o de emergencia.

Además, se resolvió la incorporación de pautas de fin de mandato, cuyo objetivo será restringir el incremento del gasto durante los últimos seis meses de gestión de cada gobierno. De este modo, cada la administración saliente no incurriría en gastos -o disposiciones que impliquen donación o venta de activos del Estado- que deban ser afrontadas por las autoridades entrantes.

Proyecciones para este año

El especialista del Iaraf, Ariel Barrraud, dijo a LA NACION que “es posible que este año se repita el déficit consolidado del uno por ciento; las provincias vienen siendo deficitarias, porque si bien mantienen su estructura tributaria con el aumento del peso del impuesto a los ingresos brutos, a la vez el gasto subió mucho en personal, que es el 50 por ciento del gasto total, frente al 14 por ciento en la administración pública nacional”.

Según la información procesada por Iaraf, Córdoba terminó el ejercicio 2016 con un superávit financiero de $ 3600 millones y el primer cuatrimestre de este año con un número positivo de $ 550 millones. Para todo el año, el gobierno provincial estimó en su presupuesto un superávit de 400 millones de pesos.

“Para 2017, la provincia de Buenos Aires tiene proyectado un déficit financiero de $ 34.000 millones, frente a 29.600 millones de pesos del año pasado”, detalló.

De las otras jurisdicciones importantes, “Mendoza prevé para este año un déficit de 4000 millones de pesos y Santa Fe un déficit de 8300 millones de pesos”, indicó.

Además, Río negro prevé un déficit de 2500 millones de pesos; Neuquén de 1900 millones de pesos, Misiones de 10.000 millones, Catamarca de 476 millones, mientras que San Juan y La Rioja estiman superávit leves: 23 milllones y 119 millones, respectivamente, según Iaraf.

Por su parte, el presupuesto de Santa Cruz estima un déficit de 6200 millones de pesos.