El diario porteño El Cronista advirtió que el gobierno nacional impulsa la reducción de personal estatal en las provincias de La Rioja, Misiones y Formosa.

Según la periodista Verónica Dalto, en la nota titulada “Enviarán la Ley de Responsabilidad Fiscal con el Presupuesto 2018”, el medio de Capital Federal remarcó que “el ajuste de personal tendría un gran impacto social en las provincias pequeñas y más pobres, como La Rioja, Misiones y Formosa”.

La nota completa

Para poder cumplir con la meta fiscal del año que viene, del 3,2% del PBI, el Gobierno enviará en estos días a los ministerios el tope de incremento en el gasto que podrán cumplir en 2018, que será diferente por cartera y tendrá que estar por debajo de la inflación.

En tanto, prevé enviar el proyecto de ley de Responsabilidad Fiscal junto con el proyecto de ley de Presupuesto 2018, en septiembre próximo, al Congreso, según indicaron fuentes del Ministerio de Hacienda.

En estos días, los funcionarios de esa cartera están recorriendo las provincias para que los gobernadores indiquen la posibilidad de que cumplir con la ley Responsabilidad Fiscal.

Según evalúan en Hacienda, casi todas las provincias han congelado la planta de personal, en tanto cuentan con un porcentaje no menor de los planteles en edad de jubilarse.

Pero para evitar que siga creciendo el gasto salarial, las provincias que todavía mantienen las cajas previsionales en su jurisdicción enfrentan la dificultad de no poder avanzar con retiros voluntarios, porque el gasto público que se ahorrarían en salarios se compensaría con el alza en las jubilaciones.

Además, el ajuste de personal tendría un gran impacto social en las provincias pequeñas y más pobres, como La Rioja, Misiones y Formosa.

Según el acta acuerdo que se firmó con 21 provincias en marzo pasado, en Mendoza, las provincias se comprometieron con la necesidad de no incrementar el empleo público por encima del crecimiento de la población. También, a trabajar para que el gasto corriente primario permanezca constante en términos reales y que el gasto primario total no crezca más que la inflación hasta 2019.

Además, en estos días los ministerios recibirán desde Hacienda los topes de aumento de gastos que deberán respetar el año que viene. Se busca que los gastos crezcan a lo sumo como la inflación, que según el gobierno, seguirá la pauta que fijó el Banco Central, del 8 a 12% anual.

El gobierno ya adelantó que, como parte de su política para reducir el déficit fiscal, estudia fusionar ministerios, secretarías y organismos y buscará una mayor eficiencia en las empresas del Estado.

También prevé reducir aún más los subsidios, que este año alcanzarían entre 2 y 2,5% del PBI. En tanto, busca que la obra pública se complete con la asociación público privada.