La Rioja junto a Jujuy son las dos provincias con mayor caída del empleo privado. La estadística establece que aparecen Jujuy (-9,9%), La Rioja (-9,9%), Río Negro (-5,7%) y Salta (-5,1%).

Los datos fueron publicados por el departamento estadístico que conduce el ministro Jorge Triaca.

El Ministerio de Trabajo sostiene que el impacto negativo en el mercado laboral es menor, ya que incide la estacionalidad: trabajos que se toman de acuerdo a cada temporada. Marcan como sectores específicos el campo, el turismo y la gastronomía.

En abril de 2017, de acuerdo al reciente informe del Ministerio de Trabajo de la Nación, el empleo formal redujo alrededor de 50 mil trabajadores, lo que representa una caída del 0,8% respecto de marzo.

“La estacionalidad juega un rol importante en esta contracción del empleo, afectando principalmente a la actividad agropecuaria, hoteles y restaurantes y comercio”, expresa el documento.

“Considerando la serie de asalariados registrados ajustada por estacionalidad, en abril de 2017, la cantidad de trabajadores registrados se mantiene prácticamente en el mismo nivel de marzo 2017”, señala. En número son 1.500 trabajadores menos.


La mitad gana menos de $15.000

En la Argentina el 45 por ciento de los asalariados tiene un ingreso menor a 15 mil pesos. Los datos fueron difundidos ayer por el Indec bajo el título del informe distribución del ingreso. 

La canasta oficial de pobreza está en 14.665 pesos, es decir que uno de cada dos asalariados cobra remuneraciones que no le permiten salir de esa barrera de postergación económica. 

Esta semana el Gobierno nacional fijó por decreto las subas que tendrá el salario mínimo vital y móvil (SMVM). Desde mañana, el valor pasará de 8.060 a 8.860 pesos. Recién en enero el SMVM llegará a los 10 mil pesos, muy por debajo de la línea de pobreza. 

Brechas

Otro dato que expone la situación del mercado laboral en la Argentina es la relación entre la población con trabajo y el sector sin empleo. De acuerdo al Indec, en el primer trimestre por cada 100 ocupados hay 141 no ocupados. 

La diferencia es más fuerte en los sectores con menores ingresos. En las casas con entradas de dinero de 9.748.983 pesos, por cada 100 ocupados hay 202 no ocupados. 

En promedio, en esos hogares, el 50 por ciento de los ingresos viene de fuentes laborales y la otra mitad de no laborales ( jubilaciones, pensiones, subsidios, rentas de la propiedad derivadas de la producción o de inversiones financieras, además de otras transferencias).