Muchos candidatos de las elecciones legislativas usarán el Congreso como puente para un objetivo final: ser gobernador. Julio Martínez, José Cano y Aídala Ayala, tres funcionarios con cargos en el gabinete nacional, serán precandidatos por pedido de la mesa chica de Cambiemos, pero además muestran claras intenciones de posicionarse para una futura gobernación en sus provincias. No es el caso de Esteban Bullrich, el otro ministro que dejará su cartera el 14 de julio, que competirá por ser senador de la provincia de Buenos Aires. Por ahora nunca manifestó la idea de ser el sucesor de María Eugenia Vidal. Pero no todos siguen este mismo camino.

El ministro de Defensa reconoció públicamente que “es probable” que sea candidato a gobernador de La Rioja en 2019. El radical ya se había candidateado antes de que fuera elegido para competir en las legislativas como senador por su provincia. Esta sería la tercera vez que buscará pelear por la gobernación. En 2011 fue candidato de la UCR y perdió ampliamente contra el peronista Luis Beder Herrera. A los cuatro años volvió a postularse por la coalición Fuerza Cívica Riojana, aliada a Cambiemos, pero resultó vencedor Sergio Casas, del Frente para la Victoria, por una diferencia de 15 puntos. Dentro de dos años buscará la revancha. El funcionario oriundo de la ciudad riojana de Chilecito tenía todas las intenciones de apuntar directo al 2019, pero desde el gobierno prefirieron apostar a que gane una de las tres bancas al Senado en la que tendrá que enfrentar al ex presidente y actual senador, Carlos Menem.

Los tres funcionarios vienen de perder
frente a sus adversarios del justicialismo

José Cano, titular del Plan Belgrano, también buscará ser gobernador de Tucumán. En las elecciones de octubre, el ministro que dejará su cartera dentro de quince días para hacer campaña como diputado, quiere disputar por tercera vez la gobernación. La última elección fue muy polémica por denuncias de fraude y finalmente la Justicia Electoral otorgó el triunfo al actual mandatario, Juan Manzur. En 2011 había perdido otra elección, como candidato por el Acuerdo Cívico y Social, contra José Alperovich, quedando en segundo lugar. El desafío del radical es llegar bien posicionado a 2019. Este sector del radicalismo se fijó el lema que “sin 2017 no hay 2019”. La Casa Rosada decidió apostar a figuras que quieren ser gobernadores pero antes deberán pasar la prueba de las legislativas.

En el caso de la radical Ayala, la secretaria de Asuntos Municipales (depende del Ministerio del Interior) y ex candidata a gobernadora, disputará una banca de diputados nacionales por Chaco. “Tiene aspiraciones a ser gobernadora”, reconocen en la Casa Rosada. En 2015 quedó en segundo lugar con una diferencia de 13 puntos respecto del electo Domingo Peppo.

Schiavoni, Naidenoff, Poggi y Costa también
se presentan ahora con la mirada en 2019

El candidato de Misiones, Humberto Schiavoni, que irá por una banca en el Senado, también planea postularse por la gobernación dentro de dos años. Es el titular del Consejo Nacional de PRO, amigo del presidente Mauricio Macri, y el actual director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá. Tiene todas las chances de ser el elegido por Cambiemos para presentarse como candidato en 2019.

En Formosa, el senador Luis Naidenoff, que volverá a competir por el mismo cargo por el Frente Amplio Cambiemos, intentará pelear otra vez por la gobernación. En 2015 perdió por amplio margen contra Gildo Insfrán, que logró su sexto mandato consecutivo. Por San Luis, Luis Poggi, quien ya fue gobernador de la provincia entre 2011 y 2015, encabeza la lista de senadores de la alianza Frente Avanzar y Cambiemos. El puntano también mira una nueva candidatura a gobernador para 2019. “Vamos a pedirle a la ciudadanía que nos apoye para que logremos ganar las elecciones de este año y para que en el 2019 recuperemos la gobernación de San Luis”, dijo Poggi hace pocos días. El santacruceño Eduardo Costa buscará por cuarta vez será gobernador. En Balcarce 50 aseguran que tiene muchas chances después de la ‘desastrosa gestión de Alicia Kirchner’. Antes deberá competirá por una banca en el Senado en las próximas elecciones legislativas. En 2007 y 2011 había perdido frente a Daniel Peralta. En 2015 fue el candidato más votado pero por la ley de lemas se alzó Kirchner como gobernadora. Definitivamente el Congreso servirá de escenario para preparar a los que miran a 2019 y quieran competir por una gobernación.