La Cámara Federal de Casación Penal rechazó la excarcelación del ex jefe del Ejército kirchnerista César Milani , arrestado por orden de la justicia de La Rioja por el secuestro, durante la última dictadura militar, de Pedro Olivera, Alfredo Olivera y Verónica Matta.

La Sala IV de Casación, integrada por los jueces Gustavo Hornos -como presidente- y Juan Carlos Gemignani -como vocal-, no hizo lugar a la queja de la defensa contra la confirmación del rechazo de su excarcelación.

En la causa se imputa a Milani la privación ilegítima de la libertad y tormentos sufridos por los Olivera y Matta, informaron fuentes judiciales. Su detención se produjo en febrero pasado por orden del juez federal riojano Daniel Herrera Piedrabuena, quien lo había citado para indagarlo y lo dejó preso.

Luego también se le dictó a Milani el procesamiento con prisión en Tucumán en la causa que investiga la desaparición del soldado conscripto Alberto Agapito Ledo en la localidad de Monteros en 1976, durante el llamado “Operativo Independencia”. En ese caso está acusado de encubrir el crimen de Ledo y de falsificar documentación, ya que al soldado se lo hizo pasar como desertor.

Además, el ex jefe del Ejército del kirchnerismo está procesado por enriquecimiento ilícito, y se espera que sea enviado a juicio oral debido a la falta de justificación de la compra de una casa en el barrio La Horqueta, en San Isidro.

Su defensa también solicitó su arresto domiciliario porque se considera un “geronte” en estado primario y estuvo en “riesgo concreto” su vida al sufrir “amenazas” y “hostigamiento”. Milani se encuentra alojado en la unidad 31 del penal de Ezeiza del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Los secuestros de Olivera y de su hijo se produjeron cuando Milani era un joven oficial que estaba destinado en el Batallón 141 de Ingenieros de la ciudad de La Rioja. En marzo de 1977 Olivera fue secuestrado en su casa y permaneció desaparecido durante dos días, en los que dijo haber sido torturado. Luego lo liberaron en la puerta de su casa y se llevaron a su hijo, Ramón, quien corrió la misma suerte durante diez días.

En tanto, Matta fue secuestrada en 1976, cuando tenía 17 años, y fue llevada a un centro clandestino de detención de la capital riojana. Poco después fue trasladada a la cárcel porteña de Villa Devoto y la liberaron en 1979. La mujer declaró que Milani había estado en el operativo en su casa y que también lo vio en su lugar de detención.