La precandidatura de Carlos Menem volvió a quedar ayer en duda. Un dirigente de la izquierda impugnó la postulación del senador para renovar su mandato y obligará a la Justicia a revisar su situación, tras el fallo por el tráfico de armas que lo condenó a siete años de prisión.

El riojano Leonel Acosta, precandidato de Izquierda al Frente, realizó la presentación contra el ex presidente, quien tiene una causa con sentencia confirmada por la Cámara de Casación. El caso del tráfico de armas llevó a Menem a prisión domiciliaria en 2001.

El juez federal de La Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena, ya se había expedido acerca de una impugnación sobre Menem. El magistrado rechazó una presentación, al considerar que el denunciante no era "un elector hábil", al no acreditar un domicilio en la provincia por la cual el senador por ahora avanza en la búsqueda de su reelección.

Menem, de 87 años, se podría asegurar los fueros mientras la causa por la venta de armas avance en su última etapa hasta quedar firme definitivamente.Una vez que eso ocurra, la Justicia deberá pedir el desafuero, que después deberá ser aprobado por el Senado, en caso de que finalmente el riojano llegue a ser reelegido.

El precandidato de la izquierda sostuvo que "la pretendida renovación de la banca" de Menem "estriba en el uso oportunista que viene dándose de los fueros parlamentarios, traducido en impunidad ante los crímenes por los que fue condenado días previos a la presentación de la precandidatura".