El juez federal de La Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena, rechazó hoy por extemporáneas las dos impugnaciones presentadas en los últimos días contra la precandidatura a senador de Carlos Menem, quien competirá en las elecciones primarias del próximo 13 de agosto al frente de la lista del PJ.

Las presentaciones rechazadas son las impulsadas por Leonel Acosta, precandidato de la alianza Izquierda al Frente, y por un grupo de ambientalistas de Famatina integradas por dirigentes ligados al Pro, entre los que se encuenta Marcela Crabbe que, curiosamente, fue como segunda suplente en la boleta que llevó a Menem por primera vez al Senado, en el año 2005.

Según anticipó Crabbe, apelará el fallo ante la Cámara Nacional Electoral. Consultado por LA NACION, el apoderado del PJ de La Rioja, Gustavo Romero, se mostró confiado en que el tribunal seguirá el mismo camino que Piedrabuena. "El tema de la apelación será si las presentaciones fueron realizadas fuera de término, como falló el juez, y no sobre si Menem está en condiciones o no de ser candidato", afirmó.

En dos resoluciones breves, de media carilla cada una, Piedrabuena rechaza las presentaciones contra el ex presidente "atento a que el plazo para la presentación de precandidatos ante las Juntas Electorales partidarias venció el 24/06/2017 y la impugnación (la de Izquierda al Frente, en este caso) es de fecha 24/07/2017, es decir un mes después, cuando se han vencido con exceso todos los plazos legales previstos en la ley 26.571 y el Código Nacional Electoral".

En el caso de la impugnación presentada por Acosta, el magistrado fundamenta su rechazo en el hecho de que el precandidato de Izquierda al Frente "participó, sin hacer observación alguna, de la audiencia de oficialización de boletas, celebrada el 7 de julio último, situación de la que, sostiene Piedrabuena, "se infiere un consentimiento tácito" de la boleta que ahora impugna.

Con estas dos, ya suman tres las impugnaciones contra Menem rechazadas por el juez federal con competencia electoral. La anterior fue presentada por un ciudadano de La Matanza, que curiosamente se llama Ramon Hernández, igual que el secretario privado del ex Presidente. Aquella presentación fue descartada por Piedrabuena por no tener el impugnante legitimidad para hacerlo, debido a que no era un elector habilitado del padrón de La Rioja.