La disputa por la eliminación del tope al Fondo del Conurbano que reclama la provincia de Buenos Aires, sumó como aliado al Presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien salió a respaldar el planteo de la gobernadora María Eugenia Vidal (PRO). El Jefe de Estado aseguró que los gobernadores del PJ “deben asumir que el tope está mal” y los invitó a aceptar el fallo que dicte la Corte Suprema de Justicia.

Macri dijo que es “lógico y genuino” el reclamo de la gobernadora bonaerense para que se elimine el tope del Fondo del Conurbano, consideró que “no se distribuyó como correspondía” y opinó que “algo está mal si se le congela el fondo que fue creado especialmente para Buenos Aires”.

En este sentido, instó a los mandatarios provinciales del PJ a respetar lo que diga la Corte Suprema de Justicia, y les recordó que su gestión les devolvió a las provincias el 15% de la coparticipación que se utilizaba para financiar la ANSES, algo que “no hizo ningún Gobierno peronista”. Lo dijo en relación con la audiencia que los gobernadores justicialistas solicitaron al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y luego de que estos solicitaran que la eliminación de este tope de $650 millones se haga por ley y no mediante un fallo judicial.

Las declaraciones del Presidente fueron en el marco de una entrevista que realizó a un canal de televisión tucumano, antes de continuar con la campaña electoral.

De esta manera, respaldó el reclamo que la gobernadora Vidal hizo en la Justicia por una cifra cercana a los $50.000 millones anuales, que Buenos Aires pretende recibir en detrimento de los ingresos del resto de las provincias.

Según la gobernadora de Buenos Aires, a esa Provincia se le debe “un presupuesto entero, de alrededor de $460.000 millones”, y especulan que con la eliminación del techo comiencen a percibir el 10% de lo que se recauda de impuestos a las Ganancias.

El tope de 650 millones no se mueve desde 1996, y la intención es equilibrar los fondos que recibe Buenos Aires con los que recibe el resto de las provincias.

Días atrás, Vidal también había recibido el respaldo del jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, quien señaló que “no hay razón para generar temor o preocupación respecto de los recursos fiscales”.

Para Peña, este tipo de discusiones “parece que solo se dan en la Argentina”. “Que una ley que se creó para el Conurbano bonaerense y que de más de 50 mil millones de pesos vayan solo 600 millones al Conurbano, de mínima nos marca un problema”, había dicho.

La gobernadora Lucía Corpacci, junto a sus pares Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Hugo Passalaqua (Misiones), Juan Manuel Urtubey (Salta), Roxana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan), Juan Schiaretti (Córdoba), Domingo Peppo (Chaco) y Juan Manzur (Tucumán) impulsan las objeciones al planteo de Vidal, y expresaron su preocupación respecto al fallo con el que la Corte Suprema podría beneficiar a Buenos Aires en detrimento de sus arcas provinciales.