Tras la decisión del Gobierno nacional de condonar deudas de empresas de La Rioja otrora beneficiadas del Régimen de Promoción Industrial, desde las provincias que también estaban contempladas por esa ley pedirán a la Casa Rosada igualdad de trato.

Hace dos días, inmediatamente después de las PASO donde el PJ riojano se impuso por 11 puntos a Cambiemos, se ratificó que 29 empresas de la provincia quedaron a mano con AFIP, tras un largo reclamo por la actualización de los bonos fiscales que recibían las firmas por la no actualización de los montos pesificados tras la salida de la convertibilidad. “Lo veníamos gestionando desde hace mucho tiempo”, dijeron a este medio desde La Rioja, y agregaron que el cambio del artículo del Presupuesto que permitió el perdón de unos $3.000 millones “lo peleó el gobernador Sergio Casas en el Congreso junto a sus diputados nacionales, hablando bloque por bloque”. Para concluir con mención electoral: “Ayudó la victoria contra el exministro de Defensa (en alusión a Julio Martínez, cabeza de lista a senadores por Cambiemos)”.

Sin embargo, esa ley de 1979 que daba beneficios de hasta 45% en IVA y Ganancias y que finalizó en 2012, también aplicaba a las firmas que se instalaran en San Luis, San Juan y Catamarca.

Por eso, de forma previsible, ayer el ministro de la Producción sanjuanino Andrés Díaz Cano advirtió que pedirán a Nación el mismo trato que el ofrecido a La Rioja.

“Nos enteramos por los medios y ahora estamos interiorizándonos sobre el tema. Veremos qué empresas lo necesitan para gestionarlo”, dijo Díaz Cano a Ámbito Financiero, tras participar en Buenos Aires de una reunión con su par nacional, Francisco Cabrera, donde también pidió que frene el ingreso de vino chileno (ver aparte).

San Luis fue incluso un paso más allá, y antes de las primarias del pasado domingo ya había solicitado al Gobierno nacional que reponga la promoción industrial. El pedido, en cabeza de Adolfo Rodríguez Saá, se basa en la puesta en vigencia de un decreto firmado por Cristina de Kirchner en 2010, el 699, que nunca se instrumentó.