Si octubre fuese un calco de la primaria del 13-A, los gobernadores del PJ alejados -o distantes- de Cristina de Kirchner tendrán un ejército propio de 40 diputados y 20 senadores en el Congreso nacional.

Como toda matemática política, la cuenta es volátil, pero define una tendencia: los caciques peronistas discuten la posibilidad de conformar bloques distintos a las bancadas K.

Ese movimiento, más contundente y masivo que el cisma que protagonizaron en 2016 Oscar Romero y Diego Bossio, sería la primera señal en la ruptura entre los gobernadores y Cristina.

Hubo, hasta acá, gestos y palabras en esa dirección pero fueron acotados: Juan Manuel Urtubey agitó la salida del bloque K el año pasado pero no logró arrastrar a otros caciques y Juan Schiaretti, otro disidente, siempre toreó a la ex presidente.

Los gobernadores peronistas Peppo, Insfrán, Urtubey, Bordet, Bertone y Casas con “Camau” Espínola, candidato a gobernador de Corrientes.

Ahora Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manzur (Tucumán), gobernadores nuevos y ganadores del 13-A, emiten señales de que no quieren saber nada con Cristina. Mensajes para sus socios domésticos.

Dato anexo: de rebote, la irrupción de bloque que respondan a gobernadores puede perforar también la tercera posición del tigrense que se nutre de cordobeses y silvestres.

En la última juntada de la liga de gobernadores, en la Casa de Entre Rios en Capital, apareció en la agenda la propuesta de los bloques propios en un contexto específico: el expediente del Fondo del Conurbano que analiza la Corte y podría derivar en que el Congreso discuta una nueva ley de Coparticipación Federal.

En esa juntada solo el formoseño Gildo Insfrán y la catamarqueña Lucía Corpacci se mostraron reacios a armar bloques del PJ liguista. Insfrán tiene a uno de sus hombres, Luis Basterra sentado en la vice del bloque K en Diputados. A otro, José Mayans, de vice de la bancada del PJ-FpV del Senado.

Los demás, de Uñac a Manzur, de Gustavo Bordet (Entre Rios) a Domingo Peppo (Chaco), Sergio Casas (La Rioja) y Corpacci coinciden en que los diputados reporten a los gobernadores. “¿Van a poner a sus diputados en un bloque que presida Rossi y responda a Cristina? No. Eso se terminó”, reza un operador del PJ a Clarín.En proyectos espinosos como la Reforma Electoral, los jefes territoriales decían una cosa y sus diputados hacían otra.

La Casa Rosada aceptó esa dualidad porque eran “legisladores” heredados pero con el recambio ya no será argumento.

¿Cuál podría ser el poder legislativo de la liga de gobernadores? Un informe de la Red de Observadores Electorales de América Latina y el Caribe proyecta que con el resultado de las PASO controlarían 42 diputados y el bloque K tendría 70.

En el Senado, la cuenta es más difusa y la riña más cruenta: a esa cámara volverá Cristina el 11 de diciembre y ahí está Miguel Angel Pichetto. La ruptura de la bancada del FPV-PJ huele inevitable.

El resultado de las PASO, que la ex presidenta intenta nacionalizar y los gobernadores quieren provincializar -como contó ayer Julio Blanck- magnificó la tensión. Los mandatarios, aun los que no perdieron, entienden que la polarización Cristina-Macri les jugó en contra.

Antes de diciembre está octubre y los gobernadores deben, como liga, mejorar sus números. Para muchos parece difícil revertirlo. Schiaretti, que perdió por casi 17 puntos, apuesta a remontar en 3 o 4 puntos para pelear un diputado más, ya con la mira puesta en un bloque PJ que opere como un fiel entre Cambiemos y el FpV.

Bordet en Entre Ríos quedó unos puntos abajo a pesar que juntó a todo el PJ en una primaria grande. Carlos Verna quedó atrás por 10 puntos y ahora le reza a que la PASO brava de Cambiemos, deje heridos.

Rosana Bertone quedó tercera en Tierra del Fuego, aunque hubo un virtual triple empate, y Mario Das Neves, que como Urtubey es poco afecto a integrar una “liga de gobernadores, apuesta a darlo vuelta.

En estos días hubo sugerencias de armar una reunión sobre el fin de la semana cuando varios coincidan en Capital. Quizá se haga un primer round de una cumbre general más adelante.