Los gobernadores del PJ tienen previsto reunirse el martes próximo en esta capital para avanzar en una estrategia común ante el reclamo de la mandataria bonaerense, María Eugenia Vidal, de una actualización del Fondo del Conurbano, un trámite que actualmente está en manos de la Corte Suprema de Justicia.

Si bien la convocatoria estaba orquestada, en un principio, entre jefes territoriales del PJ, no se descartaba que pudieran sumarse mandatarios no peronistas como el santafesino Miguel Lifschitz o el rionegrino Alberto Weretilneck.

Fuentes del peronismo señalaron a DyN que la cumbre se realizaría por la mañana en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), en el centro porteño, o en alguna de las casas de las provincias, en línea con los encuentros que los mandatarios vienen manteniendo en los últimos meses. 

El viernes último, los fiscales de Estado de distintas provincias ratificaron en una cita su “acuerdo” para “ejercer las defensas jurídicas que le correspondan a cada una de las provincias ante la Corte Suprema, en resguardo del patrimonio provincial y los intereses de sus ciudadanos”.

En ese cónclave, el fiscal de Estado de San Luis, Eduardo Allende, sostuvo que el planteo de Vidal alinea a administraciones de distinto signo -incluidos los distritos de Cambiemos- respecto a la “gran preocupación” que genera la posibilidad de que un fallo favorable a la provincia de Buenos Aires precipite un desfinanciamiento de las arcas provinciales.

En la reunión que mantuvieron a principios de este mes, los gobernadores del PJ convocaron al resto de sus pares no peronistas a acompañar la defensa de las arcas provinciales ante el reclamo de Vidal, al invitarlos a que se sumen a la posición que el sector presentará ante el máximo tribunal.

Sobre esa línea de acción avanzaron en términos formales los fiscales de Estado que se congregaron el viernes último, en la antesala de la cumbre que concretarán los mandatarios peronistas.

En la demanda que realizó el año pasado ante la Corte Suprema, Vidal pidió la eliminación del tope de 650 millones de pesos del Fondo del Conurbano, una cifra que fue impuesta en 1995, por lo que, si el reclamo avanzara, obtendría una actualización del orden de los 53 mil millones de pesos.