A casi un año de cerrar la fábrica de Puerto Tirol y despedir a 170 trabajadores, TN&Platex inauguró ayer, con la presencia de su CEO, Teddy Karagozian, la nueva planta de medias Ciudadela en Monte Caseros, provincia de Corrientes. Allí estuvieron funcionarios y legisladores de esa provincia, con el gobernador Ricardo Colombi a la cabeza.

“Hemos instalado fábricas nuevas en otras provincias, hemos abierto fábricas que estaban cerradas y hemos adquirido antes de que cierren fábricas que hoy son ejemplo en el mundo, por la productividad y calidad”, dijo el empresario líder del grupo que hace casi un año cerró la hilandera ubicada en Puerto Tirol, emblema de la industria textil en el Chaco.

Así, recordó que la compañía tiene presencia hoy en cinco provincias: Corrientes, Tucumán, Catamarca, La Rioja y la Provincia de Buenos Aires.

“Nos convertimos en la hilandería más grande de Argentina, de Latinoamérica y del Hemisferio Sur. Lo hemos hecho con la ayuda constante de nuestro personal y el sindicato, tanto AOT como Setia, que siempre nos acompañaron, aun cuando a veces no hemos sido convencionales, o hemos sido distintos al resto de la industria, confiando en que traerían frutos a largo plazo”, sostuvo.

Del acto participaron también el ministro de Industria, Trabajo y Comercio de la provincia de Corrientes, Francisco Ignacio Osella; el diputado nacional Gustavo Valdez; el intendente de Monte Caseros, Miguel Olivieri, y el secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT), Hugo Benítez. Si bien estaban invitados los ministros Rogelio Frigerio (Interior) y Francisco Cabrera (Producción), las condiciones climáticas impidieron que pudieran llegar, según reveló Karagozian.

“A través del deseo de venir de los ministros y con la presencia del gobernador, mostramos a la sociedad el interés que le asignan el presidente Mauricio Macri, su gobierno y la gobernación de Corrientes a la inversión de los privados”, sostuvo.

En ese sentido, valoró “la importancia renovada que el gobierno (nacional) le da a la industria textil y al desarrollo del interior, un mensaje significativo para la población de nuestro querido país, de la trascendencia de la generación del empleo industrial, para elevar el nivel de vida de los argentinos”.

Durante su discurso, Karagozian recordó que la planta industrial de Monte Caseros fue la primera hilandería instalada por el grupo en 1978. “Desde entonces no hemos dejado de crecer a través de inversiones. Todos sabemos que con algunos altibajos, hoy tendremos el orgullo de reconocer a 13 colaboradores que nos acompañan desde el primer día, hace ya casi 40 años”, valoró.

“Quiero aprovechar esta ocasión para felicitar especialmente al personal de Monte Caseros, Buenos Aires, a mis hijos Tommy y Lucas, pero especialmente al secretario adjunto de la Delegación Corrientes de AOT, Rubén López, pues gracias a él esta fábrica de medias se instaló en este lugar”, reveló.

Tecnología y volumen

Karagozian ponderó que las nuevas secciones inauguradas en la nueva planta mejoran la productividad de la fabricación de hilados, permitiendo a la compañía seguir avanzando en tecnología y volumen, e incorporando un nuevo servicio a clientes, que es la fabricación de telas para ayudarlos a crecer y dar impulso a la fabricación de medias, inversión que esperan sea el inicio de un programa importante de inversiones en la producción de bienes de consumo finales en Monte Caseros, donde se requerirá de mucha gente para poder llevarla a cabo.

“En todos los casos con la tecnología más avanzada del mundo”, subrayó. “Son, como siempre hemos hecho, pasos hacia el incremento del valor agregado que generamos, abriendo nuevas oportunidades y nuevos mercados para nuevos clientes, empleando cada vez más gente. Descontamos que tendremos el apoyo del gobierno”, sostuvo el empresario.

Lo malo del gobierno anterior

Un espacio de su discurso, Karagozian lo dedicó a repasar algunas medidas del gobierno anterior y sus consecuencias

“Muchos recuerdan lo bueno que sucedió en el gobierno anterior, pero no recuerdan lo malo. Los controles de precios, las amenazas, las restricciones de todo tipo, el contrabando, el aumento de la litigiosidad laboral, el aumento de la carga tributaria, el aumento de la necesidad del empleo público y el alto grado de corrupción que todo esto generó. Hoy estamos pagando el costo de lo que significaron tantos años de desidia”, señaló.

En contraste, marcó: “Estamos ante un gobierno nacional y provincial cuyo deseo es el del engrandecimiento del país, con quienes podemos hablar y hablamos, escuchando sus perspectivas y dándoles las nuestras, en un dialogo donde sabemos que no es fácil, pero también sabemos que gobierno y sector privado queremos lo mejor para nuestro país”