Este miércoles, los gobernadores del oficialismo y la oposición se reunirán en Buenos Aires para definir una estrategia común frente a la demanda del gobierno bonaerense para eliminar el tope en el Fondo del Conurbano y también para reclamar cambios en la Coparticipación del Impuesto al Cheque.

Los gobernadores están en alerta porque interpretan que si la postura de Buenos Aires es convalidada por la justicia, serán ellos lo que salgan perdiendo en el reparto. El temor es que la Corte Suprema autorice a María Eugenia Vidal a quedarse con $50.000 millones del ex Fondo del Conurbano que actualmente se reparte entre las provincias.

Hasta ahora, los ingresos que vienen percibiendo las provincias desde la Nación crecen por encima de la inflación. En agosto, según datos de la consultora Economía y Regiones (E&R), la coparticipación aumentó 35% respecto al mismo mes de 2016 y llegó a $ 65.467 millones. A la vez, el fondo solidario de la soja mostró una variación interanual positiva del 43%. De este modo, los ingresos por coparticipación crecieron por encima de la recaudación nacional, que en agosto había subido 33,5%, impulsada por los impuestos vinculados a la actividad (IVA y Ganancias principalmente).

En el año, la coparticipación se incrementó 33,1%, contra 31,2% de la recaudación general. Según la medición de E&R, en términos reales las transferencias por coparticipación aumentaron 9,3% en términos reales.

La mayor parte de las provincias registraron subas interanuales de coparticipación, con variaciones entre 43,35% (la Rioja) y 34% (Chubut). Córdoba, Santa Fe y San Luis presentan avances levemente inferiores debido a que perciben la devolución del 15% de los fondos que recauda la Anses desde el 2016. En cambio, el resto de las provincias cerraron un acuerdo con la Nación para cobrar ese reintegro de forma progresiva, empezando con una devolución del 3%.

Los gobernadores interpretan que una reformulación del Fondo del Conurbano implicaría una quita de recursos para el resto de las provincias. En la reunión de mañana estarán los radicales Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Ricardo Colombi (Corrientes) como así también el socialista Miguel Lifschitz (Santa Fe), Alberto Weretilneck (Río Negro) y Omar Gutiérrez (Neuquén). También se prevé la asistencia del chaqueño Domingo Peppo, Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Hugo Passalacqua (Misiones), Juan Manuel Urtubey (Salta), Roxana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan), Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manzur (Tucumán) y Lucía Corpacci (Catamarca).

Reforma impositiva

Según consignó la agencia DyN, la cumbre de gobernadores fue convocada con el espíritu de avanzar en un proceso de reducción de impuestos que “penalizan la producción y quitan competitividad al aparato productivo argentino”. En este contexto, los mandatarios provinciales aspiran a dar un paso más en las devolución a las provincias de recursos de la coparticipación, que entienden “injustamente se los queda la Nación”.

Distintas fuentes confiaron a DyN, que -a propuesta de la provincia de Córdoba- durante el encuentro los gobernadores analizarán la posibilidad de reclamar una rebaja de la alícuota del Impuesto al Cheque y al mismo tiempo, un aumento de la coparticipación de este tributo, ya que el 30% del gravamen es coparticipable, pero los gobiernos provinciales solo reciben el 17%.

En un tercer punto, los gobernadores impulsarán un recorte en la alícuota del Impuesto de Ingresos Brutos, que de acuerdo a su interpretación “se ha transformado en una aduana interior en el país”.

De esta manera, los mandatarios buscan “bajar impuestos distorsivos tanto en el orden nacional como provincial”.