Representantes de 22 provincias, entre gobernadores y vicegobernadores, se congregaron ayer para reclamar a la Nación una salida política al conflicto por el Fondo del Conurbano, que las mantiene enfrentadas con Buenos Aires.

Oficialistas y opositores firmaron un documento en el que declaran que la pretensión de la gestión de María Eugenia Vidal perjudica “gravemente” a las economías de las provincias.

Vidal planteó en la Corte Suprema que se derribe la ley de la década del 90 que fija el tope para que su provincia no reciba más de $ 650 millones mensuales por el Fondo del Conurbano. El problema para el resto de las provincias es que el excedente del fondo -que se alimenta de la recaudación del Impuesto a las Ganancias- se distribuye ahora entre los distritos del interior.

Los mandatarios exigieron un debate que incluya a la Nación, las provincias y el Congreso (al tratarse de una norma) y pidieron al máximo tribunal que no falle hasta escuchar las discusiones. Por último, ratificaron su predisposición al diálogo.

Los mandatarios peronistas, incluido Juan Manzur, vienen sosteniendo que no cederán sus recursos. Ahora se sumaron los de Cambiemos y sus aliados.

La urgencia de los dirigentes radica en que trascendió que la resolución del caso sería tras las elecciones de octubre y en que el presidente, Mauricio Macri, avaló la presentación de Vidal.

La reunión se concretó al mediodía en la Casa de San Juan de la Capital Federal. En una mesa adornada por racimos de uva, los gobernadores compartieron asado y empanadas y conversaron durante más de dos horas. Se tomaron unos minutos para cantarle el feliz cumpleaños al salteño Juan Manuel Urtubey (cumplió 48 años).

Además de Manzur y de Urtubey, participaron Sergio Uñac (San Juan), Domingo Peppo (Chaco), Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Hugo Passalaqua (Misiones), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja), Gerardo Morales (Jujuy), Ricardo Colombi (Corrientes), Alfredo Cornejo (Mendoza), Juan Schiaretti (Córdoba), Miguel Lifschitz (Santa Fe), Alberto Weretilneck (Río Negro) y Omar Gutiérrez (Neuquén). Estuvieron también los vicegobernadores de Santa Cruz, Pablo González; de San Luis, Carlos Ponce; y de Santiago del Estero, Emilio Neder. El ausente, por enfermedad, fue Mario Das Neves (Chubut).

“No se puede solucionar un problema para crear 23 problemas”, reflexionó Manzur tras el encuentro. Reiteró que no está en contra de nadie, pero que defenderá cada peso de los tucumanos. “Si me quitan $ 3.500 millones anuales, ¿cómo sigo? Si se toma una decisión equivocada, se pueden volver inviables a las provincias”, advirtió.

“Darle la razón a Buenos Aires significaría un quebranto a las provincias”, sentenció Verna. “La demanda del Gobierno provincial es al Estado Nacional y el demandado se muestra de acuerdo (con el reclamo)”, criticó Uñac.

Los gobernadores esperan ahora una señal de la Casa Rosada. El primer gesto llegó a las pocas horas. Si bien avaló el planteo de Vidal, el jefe de Gabinete Marcos Peña, reconoció que debe darse un debate en el Congreso y con los gobernadores para encontrar una solución.