Una joven madre de 29 años fue en horas de la madrugada de ayer interceptada en la Terminal de Ómnibus de la provincia de Catamarca cuando descendía de un colectivo portando dos kilos de marihuana compactada.

Según la investigación a través de la cual la Policía descubrió su “modus operandi”, utilizaba a la nena para evitar controles y así esconder la droga que traficaba.

Efectivos de la dirección Drogas Peligrosas de la Policía, tras una tarea investigativa minuciosa, lograron detectar a la mujer, que fue aprehendida a las 0.45, cuando bajaba junto a la pequeña de un colectivo proveniente de La Rioja.

Los policías la interceptaron en ese momento y al realizar la requisa correspondiente, encontraron en una cartera negra que llevaba consigo dos panes compactados conteniendo una sustancia herbácea.

Al ser esta sometida a las pruebas de campo correspondientes -lo que se efectuó frente a testigos civiles-, estas arrojaron como resultado que se trataba de dos kilogramos de marihuana.

Asimismo, los policías intervinientes encontraron que llevaba la suma de $2.085 en efectivo, discriminados en billetes de distinta denominación y un teléfono celular.

Cada uno de los elementos incautados quedó en calidad de secuestro y a disposición del Juzgado Federal, desde donde se ordenó que la joven fuera alojada en la dependencia policial en calidad de detenida.

Investigación

Cabe destacar que las pesquisas habrían conducido a los efectivos policiales a determinar que esta persona utilizaba a la pequeña como instrumento para pasar desapercibida y evitar los controles, hasta que finalmente fue puesta a disposición de la Justicia interviniente, desde donde se indicaron las medidas a seguir con respecto a la detención de la sospechosa.