El presidente Mauricio Macri encabezó este sábado un acto en La Rioja, acompañado por el candidato a senador nacional por Cambiemos, Julio Martínez, y el intendente capitalino, el peronista Alberto Paredes Urquiza.

Macri logró dar con la imagen que buscaba el Gobierno para mostrar dividido al PJ local, en un intento por descontarle votos a Carlos Menem. Martínez y Paredes ya habían compartido una actividad con Marcos Peña, pero ésta es la primera vez que se muestran con el Presidente.

“Esta foto la venimos trabajando hace tiempo. Si bien no hay un frente constituido en La Rioja entre Cambiemos y el peronismo capitalino de Paredes, creemos que de cara al 2019 esta unión se puede afianzar”, confiaron fuentes de Cambiemos a La Política On Line.

Paredes tiene buena relación con el ministro Rogelio Frigerio y su segundo, Sebastián García De Luca, quienes vienen impulsando el acuerdo entre Cambiemos y el PJ de la capital riojana. Además, tiene un impulso extra para acercarse a Cambiemos: se queja de que el gobernador Sergio Casas y el diputado Luis Beder Herrera le complican su gestión.

Las dificultades son Tanto a nivel económico -le frenan los ATN y los envíos de coparticipación municipal, lo que le dificulta pagar salarios- como también a nivel político. Como contaron fuentes locales a este medio, ahora buscan complicarle la gobernabilidad en el Concejo de Deliberante, donde ponen gente al mando que les responde.

Durante el acto, Martínez expresó que “es un momento difícil” para la provincia y subrayó que Macri “banca a La Rioja, quiere a La Rioja, viene y da respuestas”.

En tanto, Macri dirigió su discurso a Casas, que este viernes encabezó una manifestación con candidatos del kirchnerismo para reclamar más fondos nacionales. El Presidente dijo que “esta etapa de cambio en Argentina que hemos emprendido se basa en dialogar, en trabajar en equipo y decirnos la verdad. No queremos más mafias, ni drogas, ni corrupción. Eso se acabó”.

Casas encabezó una marcha junto a Menem, entre otros dirigentes, y Macri le retrucó en su tierra al preguntar “al gobierno de la provincia por qué no adhiere a la ley PYME que combate la mafia de los juicios laborales que deja a la gente sin trabajo”.