La cercanía de las elecciones volvió a recalentar la campaña en La Rioja, y ahora el eje está puesto en el pedido de fondos a Nación del gobernador Sergio Casas, en una confrontación que desde Cambiemos ven como electoralista, ya que la provincia es “una de las que más fondos extracoparticipables recibe”.

En la previa de las PASO, la impugnación de la candidatura a senador de Carlos Menem, habilitado a competir en las generales, había sido el eje del Frente Justicialista Riojano que en las primarias se impuso por 44,6% a 36,1% sobre Cambiemos.

Según Ámbito Financiero, ahora, la polarización llegó de la mano del pedido de más fondos a la Casa Rosada y de la denuncia por la falta de obras en la provincia, hecho rechazado tanto por el gobierno nacional como por la oposición provincial.

“Durante el kirchnerismo los recursos extracoparticipables se actualizaban por debajo de la inflación. Y este año creció en 150%, cuando pasó de $1.000 millones a $2.500 millones”, señaló Julio Martínez, exministro de Defensa de Mauricio Macri hasta que se abocó de lleno a la campaña para ocupar una banca en el Senado de la Nación.

Martínez explicó que los fondos “llegan con normalidad a la provincia”, al tiempo que indicó que se están haciendo obras en la provincia financiadas por el gobierno nacional. “Se están haciendo viviendas, universidades y el 70% de las rutas de la provincia están en obra”, dijo el ex ministro, quien señaló que La Rioja es un de los distritos que “más plata recibe por habitante”.

A través de una solicitada, el fin de semana el gobernador Casas reclamó a Macri “que con el poder y la autoridad que le compete dé la orden de colocar las asistencias financieras en el Presupuesto 2018”.

“En La Rioja hace falta transparentar la gestión, no hay acceso a la información, no hay respuesta a los pedidos de informes que venimos realizando”, manifestó Martínez.

El candidato a senador por Cambiemos cuestionó “el 65% de pobres que hay en la provincia producto de que no han gobernado bien” y cuestionó la dependencia de los tres poderes provinciales del diputado nacional y jefe del PJ local, Luis Beder Herrera.

En su pedido a Macri, Casas aseguró que desde que se sancionó la ley de Coparticipación Federal de Impuestos de 1988, La Rioja perdió “injustamente” un punto porcentual de sus ingresos, razón por la que “el presidente Raúl Alfonsín y los subsiguientes mandatarios nacionales” aceptaron “que era necesario otorgar” ayudas económicas a la provincia. Ayudas que resultan “fundamentales para poder cumplir” con el pago de salarios de la Administración Pública riojana.