La idea de iniciar un nuevo tiempo en el peronismo se expande por los pasillos del Congreso con velocidad y sin detenerse. Son los legisladores, que responden a los gobernadores peronistas, los que le dan volumen a la intención de reorganizar la fuerza política a través de nuevos bloques en las dos cámaras. Ese sería el primer paso para avanzar en la discusión de la renovación partidaria y el futuro liderazgo.

Según Infobae, hasta el momento, el rearmado del peronismo que está en la cabeza de los mandatarios provinciales no contiene al kirchnerismo. Hay incompatibilidad de formas, una grieta difícil de cerrar y un nombre propio que separa a los dirigentes. La figura de Cristina Kirchner genera una división en el peronismo nacional, que hoy es más grande que la que existe en la provincia de Buenos Aires.

En ese contexto, en el peronismo preparan una reunión que servirá como inicio del nuevo espacio. Una cumbre de la que participarían la mayoría de los gobernadores del PJ y los diputados y senadores que se mantienen lejos de Unidad Ciudadana. El encuentro sería la semana posterior a los comicios de octubre y serviría para tratar dos temas clave: el presupuesto 2018 y la conformación del nuevo espacio.

“Queremos que sea el momento para que los gobernadores marquen los puntos concretos que quieren discutir en el nuevo presupuesto”, le aseguró a Infobae uno de los legisladores que trabaja en el armado de un nuevo bloque en la Cámara de Diputados. La intención es clara. Los mandatarios buscarán tener más peso en la discusión parlamentaria de los próximos dos años y el inicio de esa intención será la reunión para debatir sobre el presupuesto del año que viene.

La reunión del último martes en la oficina del senador Miguel Pichetto

La reunión del último martes en la oficina del senador Miguel Pichetto

De ese encuentro, los legisladores planean salir con una posición unificada para tratar la ley de presupuesto y un paquete de leyes en las que el Gobierno nacional tiene interés en que se discutan en el corto plazo. Algunas de ellas son la ley del Impuesto al Cheque, la ley de Responsabilidad Penal Empresaria, la ley de Emergencia Económica y la ley de Revaluo.

La futura reunión tendrá un objetivo conciso que va más allá de la partida presupuestaria. Será el momento de mostrarle a los dirigentes y a la sociedad que hay un nuevo grupo en el peronismo. Un espacio que apostará a tener diálogo con el Gobierno nacional y a ampliar su estructura buscando consenso en las dos cámaras del Congreso.

El último martes, un encuentro en la oficina del senador Miguel Ángel Pichetto sirvió para ponerle nombre y apellido al armado que proyectan los gobernadores. Pasado el mediodía, se reunieron los diputados del Bloque Justicialista Diego Bossio, Oscar Romero, Pablo Kosiner, Luis Beder Herrera, Sergio Ziliotto, Rubén Miranda, Gustavo Martínez Campos y Gustavo Fernández Mendía; los senadores Juan Manuel Abal Medina, Hilda Aguirre de Soria y José Alperovich, y el gobernador de La Rioja, Sergio Casas.

Desde hace varias semanas, ese grupo de legisladores empezó a trabajar en el armado de un interbloque amplio que contenga a los bloques del Frente Renovador y el Movimiento Evita. Además, buscarán sumar a los diputados electos en el interior del país y a los que ingresen por el espacio que lidera Florencio Randazzo. No descartan que un grupo de legisladores, que hoy forma parte de Unidad Ciudadana, se sume al nuevo proyecto.

Urtubey y Bertone, dos de los gobernadores que impulsan el nuevo espacio en el peronismo

Urtubey y Bertone, dos de los gobernadores que impulsan el nuevo espacio en el peronismo

En el nuevo espacio, los legisladores seguirán la línea marcada por los gobernadores y trazarán un cronograma de trabajo. Intentarán unificar posturas para fortalecerse y convertirse en un negociador directo del gobierno en el Congreso. Después de octubre, el oficialismo seguirá sin poder lograr quórum propio. Necesitará de un bloque con el cual dialogar y generar acuerdos. En ese lugar quieren estar parados los mandatarios provinciales a través de los legisladores peronistas que respondan a ellos.

Uno de los diputados que tiene mayor relevancia en el nuevo armado definió la idea en una oración: “Vamos a plantear una estrategia legislativa que tenga como corazón a las provincias y a los gobernadores”. Cuando pasen las elecciones, el peronismo volverá a mirar hacia el interior del país. Ya lo hizo en 2003, cuando Néstor Kirchner era un gobernador desconocido.