Con la Casa Rosada como escenario y funcionarios del Poder Ejecutivo como plateistas de lujo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), afirmó que en la actualidad hay 9 millones de argentinos en riesgo de caer en la pobreza.

La cifra se lanzó en el marco del foro internacional Argentina en OCDE, donde ministros de Macri y directivos del organismo internacional disertaron bajo la premisa “Una agenda social para el desarrollo sostenible y el crecimiento inclusivo”.

Ángel Melguizo, Jefe de la Unidad de Latinoamérica y el Caribe de la OCDE fue quien disparó el dato ante los funcionarios, entre ellos el ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien compartió con Melguizo un panel sobre “Reducción de la pobreza e igualdad de oportunidades”.

Además, según publicó el diario Ambito Financiero, el miembro de la organización señaló que cuatro de cada diez jóvenes “no estudian ni trabajan, o si lo hacen, es en el mercado informal”.

El directivo de OCDE aprovechó la ocasión para dejar otra crítica, en este caso de género: “No somos partidarios de exponer en paneles integrados en su totalidad por hombres, pero hacemos una excepción porque respetamos mucho a Argentina”, sostuvo ante un panel con absoluta ausencia femenina. En ese marco, subrayó que en Argentina cuatro de cada diez mujeres no participa del mercado de trabajo.

En tanto, en diálogo con la prensa, Melguizo más allá de las críticas y los datos alarmantes, ensayó algunos elogios para con el país: “Está haciendo bastantes innovaciones en el impulso a la productividad, en lo que hace a la reducción de la pobreza y la desigualdad, y en la gobernanza (sic)”, dijo.

“Un 30% de los ciudadanos argentinos está en la pobreza y hay un 20% en riesgo de caer en la pobreza”; apuntó y abundó: “Cuatro de cada diez jóvenes (menores de 29 años) o no estudian ni trabajan, o trabajan en el sector informal. Esta proporción asciende a seis de cada diez en las clases vulnerables. Por eso necesitamos de políticas que promuevan herramientas, habilidades o competencias, eso es lo esencial”.

También deslizó algunos elogios al gobierno de Macri. “Vemos que Argentina está robusteciendo mucho a sus instituciones, en concreto a sus instituciones fiscales. Entonces el endeudamiento está bien en tanto y en cuando sea compatible con el marco de consolidación fiscal que está previsto, y por ahora vemos que va en buen camino”, apuntó.

Asimismo, el representante de la organización internacional evitó hacer comentarios sobre los proyectos de reforma laboral y financiera que intenta imponer la Casa Rosada. “Nosotros no comentamos reformas que están en curso y que debe tratar el Congreso. Pero dos elementos que se han mencionado en el panel sobre la reforma laboral y tributaria han sido destacados aquí como buenos: la extensión de las licencias de paternidad, que es un elemento esencial para que las cargas se repartan de manera equitativa. En el ámbito tributario, el alivio en las cargas sociales que va a beneficiar más a los sectores medios y va a ser un incentivo a participar de la formalización de empleo”, resumió.