Pasaron dos meses desde la última vez que una provincia argentina salió al mercado internacional en busca de fondeo. Ayer, el Gobierno de Entre Ríos realizó una apertura de un bono que ya había colocado a principios de año, esta vez por u$s 150 millones.

Así, las gobernaciones provinciales acumulan emisiones por u$s 4800 millones en los mercados extranjeros de deuda.

“Cuando faltan 45 días para que termine el año, las provincias han emitido en deuda con ley extranjera nominada en dólares, euros y francos suizos un 65% menos que en 2016”, afirmó a El Cronista el analista de Research for Trades, Sebastián Maril.

Desde ahora hasta fines de año, podrían haber dos nuevas colocaciones provinciales: “Hay que ver si el Gobierno las autoriza a salir y si encuentran el momento: están pendientes las emisiones de La Rioja, que reabriría su bono verde por el que ya colocó u$s 200 millones; y la de Río Negro, que todavía no salió este año”, adelantó Maril.

En línea con esta necesidad de financiamiento de las provincias, hoy la Ciudad de Buenos Aires también saldría a tomar deuda, pero esta vez en el mercado local. Se trata de un bono por el equivalente en pesos a u$s 500 millones a 10 años.

“Es interesante la apuesta que hizo la Ciudad, que ayer recompró nueve bonos internacionales para cambiar su perfil de deuda, disminuir su exposición a moneda extranjera y aumentar su nivel de deuda local”, señaló el analista.

La tasa que obtuvo la provincia de Entre Rïos gobernada por Gustavo Bodert fue ahora menor que en febrero cuando había colocado casi al 9% y cerró la emisión a 7,55% anual. Santander, HSBC y Citibank fueron los colocadores, que destacaron la “buena calidad de los inversores”.

Según informó la provincia, la demanda inversora casi que triplicó el monto ofrecido y alcanzó los u$s 430 millones.

El ministro de Economía entrerriano, Hugo Ballay, señaló a la prensa que “la colocación se concretó en un marco en el que hubo ofertas de unos 50 fondos de inversión”

y aseguró: “las ofertas que recibimos y las condiciones renuevan la solidez del camino que emprendimos en la provincia”.

La gobernación de Entre Ríos tiene la autorización legislativa para emitir deuda este año por hasta u$s 500 millones. En febrero, se habían tomado u$s 350 y con esta reapertura se completó el monto permitido por ley.

Para Ballay, esta emisión de bonos: “entre otros beneficios para el ordenamiento económico y financiero de la administración, permite transformar deuda cara y a corto plazo por una deuda mucho más barata, y con plazos más beneficiosos para el desarrollo de la provincia”.