Julio Martínez aseguró que nunca La Rioja recibió tantos fondos nacionales. Sergio Casas le contestó con su realidad: priorizar los fondos que maneja el gobierno.

Hay áreas del Estado desesperadas por la falta de “cuota”. El gobernador se reunió a solas con el ministro de Hacienda, Ricardo Guerra, quien le presentó un bosquejo de las arcas públicas para el año que viene.

De allí surgió que el mensaje del gobierno hacia los trabajadores estatales será que cuiden la fuente laboral. La Casa de Gobierno no tiene en carpeta la reducción de personal, salvo que pase algo catastrófico en el país.

Eso sí, no hay en agenda una recategorización, un bono navideño y mucho menos un incremento salarial. Una copia de lo que dispuso la Casa Rosada.

“Cada peso que entra se destinará por prioridades”, confió a Rioja Política una alta fuente del Ejecutivo.

El gobernador ve un año que viene complicado en materia de recursos, a raíz que solamente se incrementó en 300 millones de pesos los aportes extraordinarios que recibe la provincia.

Proveedores del Estado también están en la mira dentro de la prioridad gubernamental.

Hoy todo el gobierno tiene como objetivo el pago del medio aguinaldo para los estatales, además de los salarios, y contar con los recursos para meses caóticos para la provincia, que son enero y febrero respectivamente.

Así los estatales se irán de receso con la garantía del pago de salarios, como viene sucediendo, y con un mensaje fuerte que saldrá del Ejecutivo: cuiden lo que tienen.