¿Se viene el aceitunazo? Alarma por el aumento de las tarifas eléctricas a la olivicultura 

Publicado por

La Federación Olivícola Argentina (FOA) encendió la alarma a partir de un incremento promedio del 62 por ciento en las tarifas eléctricas, lo que podría conducir a la desaparición de la actividad principal en esta agroindustria para las provincias de  La Rioja y Catamarca que son los mayores productores nacionales, seguidos por Mendoza y San Juan.

La olivicultura nacional es una actividad electrointensiva, cuya producción tanto de aceitunas de mesa como de aceite de oliva, se exporta casi en su totalidad (80% aproximadamente). 

El documento presentado por la entidad al Poder Ejecutivo Nacional, y el Poder Legislativo de La Nación, señala que si hace pocos días se ha elevado un pedido para que las industrias electro intensivas, como esta, tengan una consideración y tratamiento especial sobre las anteriores tarifas.

“Podrán verificar nuestro reclamo permanente de una tarifa eléctrica para las regantes agrícolas eléctricamente dependientes, junto al registro nacional de regantes, de manera que se contemple esta especial característica de producción como se lo ha hecho ya para las industrias y para los usuarios domiciliarios en similar situación”, remarca.

Agrega además que las economías regionales de las provincias mencionadas absorben el 60% de la mano de obra temporal del país, según las cifras oficiales, y que la inconsulta suscripción del acuerdo Mercosur/Egipto le ha dado un golpe de difícil superación a la actividad, entendiendo como poco razonable el incremento aplicado. “No debe escapar al análisis que si bien en algunos territorios existe riego por cauces naturales, el caudal de los mismos también debe ser suplementado con el riego mediante pozos y por ende, consumen energía eléctrica”.

El documento firmado por el Presidente de FOA, Julián Clusellas, declara: “Por estos motivos, y porque cuentan las reparticiones de gobierno de incumbencia en la actividad con las cifras de los costos que afrontamos, es que nos dirigimos a ustedes, solicitando la inmediata revisión de la medida, adaptando los valores a las reales posibilidades de absorción que las empresas tienen. Caso contrario, y dentro de un marco que dista mucho de la realidad y aún más, de nuestras expectativas, se deberá asumir la responsabilidad de imposibilitar nuestra producción a punto tal de arriesgar su futuro inmediato”.