Nació la “Liga de gobernadores MM”: dependencia económica a cambio de lealtades políticas

Publicado por

En medio de la escalada de violencia en las calles y una revuelta sesión en la Cámara de Diputados por la reforma previsional nació desde ayer la “Liga de gobernadores MM”, como ya la denominan varios funcionarios y legisladores, cuyas características centrales de poder están sustentadas en tres andamiajes concretos: apoyan las medidas del presidente Mauricio Macri, esperan una ayuda financiera de la Casa Rosada y aseguran respaldo legislativo al bloque de Cambiemos en el Congreso para alcanzar el quórum.

La aparición de esta Liga de gobernadores no es antojadiza y casual. Tiene estrecha relación con la desarticulación del peronismo tras la era kirchnerista y la disolución de la Liga de gobernadores del PJ que durante los años del menemismo, el fugaz gobierno de la Alianza y buena parte del mandato de Néstor Kirchner manejó los hilos de poder del interior con un esquema de fuerte presión sobre la Casa Rosada.

La cristalización plena de esta Liga de gobernadores MM se dio ayer con la foto de un grupo de 11 mandatarios provinciales en el Congreso dando apoyo explícito al oficialismo para avanzar con la controvertida reforma jubilatoria en Diputados. En ese retrato hubo gobernadores de todos los colores políticos: de Cambiemos y del peronismo. Esta imagen quedará estampada por un largo tiempo, al menos así lo esperan en la Casa Rosada. Allí estaban: el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la gobernadora María Eugenia Vidal; el radical Gerardo Morales (Jujuy); Eduardo Valdés (Corrientes); los peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Hugo Passalacqua (Misiones), Sergio Casas (La Rioja), Juan Manzur (Tucumán), Domingo Peppo (Chaco) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego), el gobernador del Movimiento Popular Neuquino Omar Gutiérrez (Neuquén); Alfredo Cornejo (Mendoza); el frentista Alberto Weretilneck (Río Negro) y Mariano Arcioni (Chubut).

En el peronismo ortodoxo denuncian una “traición” de al menos tres figuras visibles en esta nueva Liga de gobernadores MM. Apuntan a Bordet, Urtubey y Peppo. Un destacado dirigente que ocupa un cargo en la conducción del PJ nacional reveló a Infobae que “el trío traidor solo piensa en llevar agua para su molino y se olvida de la historia del peronismo ligada a la lucha de los trabajadores y los jubilados”.

Otros peronistas agregaron en este trío a Schiaretti y Bertone aunque con diferentes criterios de evaluación. Si bien el mandatario cordobés no estuvo en la foto de ayer en el Congreso, desde la estructura partidaria del PJ ven en Schairetti un “jugador en las sombras” que emite un discurso de tono opositor hacia afuera pero puertas adentro manda a votar las leyes de Mauricio Macri. En Bertone creen que el alineamiento con la Casa Rosada es automático pero por una cuestión de supervivencia: la gobernadora de Tierra del Fuego tiene un débil poder de legisladores propios en el Congreso aunque necesita del salvataje financiero de la Casa Rosada como el agua.

La reforma de responsabilidad fiscal fue el primer eslabón de esta cadena que elaboró el presidente Macri para poner en marcha a la Liga de gobernadores MM. Esta iniciativa que el Gobierno impulsó en el Congreso contempla un esquema de premios y castigos. La llave mágica es aquella que contempla el visto bueno de la Casa Rosada para que los gobernadores puedan tomar créditos en el exterior. A cambio de ello, se les exige que tengan las cuentas en orden y que no sobrepasen la plantilla de personal estatal por encima de un porcentaje del presupuesto local. El proyecto de responsabilidad fiscal estuvo atado a la reforma previsional de la discordia y forma parte del plan de Macri de ajustar el déficit nacional con un achicamiento de estructuras y de personal del gobierno central. En la Casa Rosada buscan que esta idea centralista se extienda a las provincias.

Desde esta óptica de supervivencia económica y política es que surge la Liga de gobernadores MM. “No los une el amor sino el espanto” , diría Jorge Luis Borges. Ninguno de los gobernadores del PJ que ayer suscribieron al proyecto de reforma previsional admira a Macri sino que necesitan del Presidente para recibir fondos y también para justificar un ajuste en sus respectivos distritos.

¿Hubo contrapartida de favores de la Casa Rosada con los gobernadores que ayer se alistaron para la foto en el Congreso de la mano del jefe de Gabinete Marcos Peña, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó?

“No hubo ni habrá prebendas. Eso es parte de otra forma de hacer política a la que nosotros no suscribimos”, respondió a Infobae un ministro que siguió de cerca el debate en la Cámara de Diputados.

Por el contrario, desde la estructura del PJ denunciaron que gobernadores como Bertone, Peppo, y Urtubey recibieron una ayuda financiera en las últimas semanas para pagar sueldos y aguinaldos en sus respectivos distritos. Al tucumano Manzur le atribuyen un acuerdo con Macri para eliminar el impuesto a las bebidas gaseosas teniendo en cuenta la presión de la industria local. Una ecuación similar observan en Mendoza con la marcha atrás del aumento impositivo para la producción de vino y en distritos agropecuarios como Buenos Aires, Entre Ríos o Córdoba una nueva e inminente reducción de las retenciones para el campo.

Además, hubo varios legisladores peronistas que aseguraban ayer que el propio Macri llamó a varios gobernadores del PJ para pedirles un respaldo explícito de sus legisladores en Diputados por la reforma previsional.

“El gobierno nacional solo asiste a las provincias que tienen en orden sus cuentas. Los que no son prolijos y austeros en sus provincias no recibirán ni un centavo”, dijo un funcionario de la Casa Rosada al referirse a la presunta ayuda que ofreció Macri a varios gobernadores para poder pagar salarios y aguinaldos. Aclararon que esta es una metodología que se empezó a implementar desde el 2016, luego de que Macri llegó al poder.

De la larga lista de gobernadores del PJ que se sumó a la Liga MM en la Casa Rosada destacan a Urtubey. “Es el niño mimado de Macri”, aventuró un ministro a Infobae. El mandatario salteño reúne, al entender del gobierno, las mejores condiciones para liderar una liga de gobernadores aliados: es ordenado en las cuentas, coincide con los proyectos de Cambiemos y emitió abundantes muestras de antikirchnerismo acérrimo. La derrota electoral de Urtubey en los recientes comicios legislativos le añadió una cualidad al salteño que es extremadamente funcional para la Casa Rosada. Se trata de un gobernador del PJ que hoy carece de peligro de liderazgo de cara a los comicios presidenciales porque quedó muy herido tras las elecciones de octubre

Es muy probable que la Casa Rosada siga sumando voluntades en esta Liga de gobernadores MM. La idea de Macri es que antes del 2019 haya un régimen y un sistema previsional igual en todo el país y que la Nación no tenga que sustentar más los rojos financieros de las provincias en este campo. Las provincias que no transfirieron sus cajas previsionales y que serán emplazadas por el gobierno nacional son: Buenos Aires, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Misiones, Neuquén, Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego. Las restantes 11 provincias que ya transfirieron sus cajas previsionales son: Catamarca, la Ciudad, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán. El dato no menor en esta dura pulseada: durante este año el Gobierno tuvo que cubrir el déficit de las cajas previsionales de las 13 provincias que aún no adhirieron al sistema nacional por un total de 14.000 millones de pesos. En agosto y septiembre el Gobierno destinó $6.000 millones para cubrir ese agujero fiscal. El decreto 894/16 estableció que se les requerirá a las provincias completar el proceso de armonización normativa en plazo no mayor a cuatro años. En caso de que no haya un ajuste de los sistemas provinciales a la Nación, la ANSES está facultada para realizar quitas al monto de la asistencia comprometida. Es decir, se les dejará de cubrir sus déficits con el costo financiero que ello implica. Y a partir de 2021, no se asistirá financieramente a los regímenes provinciales que no hayan armonizado sus regímenes con la normativa nacional en la materia.

Cualquier resfrío de la administración central puede provocar una severa gripe en el interior. Esto lo entienden muchos gobernadores que deben manejar sus provincias en los próximos años y dependerán de las arcas del gobierno central. De allí, el nacimiento de esta Liga de gobernadores MM que tendrá como eje la ayuda financiera de la Nación y como contrapartida los respaldos en el Congreso de sus legisladores. Al parecer, el macrismo aprendió rápido de los anteriores gobiernos peronistas en cuanto a manejo de poder. La realidad irá indicando si Macri aprendió el manual de liturgia peronista por completo o hay capítulos en los que carece de los conocimientos necesarios.

Fuente: Infobae