Animan a vivir el Tinkunaco como un auténtico encuentro de hermanos y comunidades

La comunidad del Decanato San Francisco Solano, diócesis de La Rioja, apeló a las citas “los pobres nos evangelizan” del papa Francisco y “ya son las doce con rumbos de encuentro” de monseñor Enrique Angelelli, para convocar a participar del próximo Tinkunaco. Instó a “seguir abriendo el corazón y a seguir caminando, como pueblo peregrino al encuentro de Cristo, buscando -cada vez más- un auténtico encuentro de hermanos y comunidades”.

La comunidad del Decanato San Francisco Solano, diócesis de La Rioja, apeló a las citas “los pobres nos evangelizan” del papa Francisco y “ya son las doce con rumbos de encuentro” de monseñor Enrique Angelelli, para convocar a participar del próximo Tinkunaco, y así encontrarse “con Jesús y como hermanos”.

Tras hacer un recuento de lo actuado en el año en este nuevo decanato, ratificó que la familia y la comunidad han sido los desafíos pastorales surgidos en asamblea.

El Decanato también recordó “la memoria de monseñor Angelelli nos convocó el 4 de agosto a caminar y reafirmar el compromiso solidario de la Iglesia y lo hicimos con la Marcha por la Ciudad donde proclamamos, una vez más, las Bienaventuranzas como estilo de vida”.

“Y respondiendo al llamado del papa Francisco a vivir la Jornada Mundial de los Pobres, el 2 de diciembre de 2017 tuvimos otra ocasión para encontrarnos y reflexionar juntos. Así, entre todos sintetizamos un mensaje de esperanza para nuestros hermanos más pobres”, precisó.

Asimismo, afirmó que “el Tinkunaco no sólo nos convoca. El Tinkunaco nos desafía a seguir abriendo el corazón y a seguir caminando, como pueblo peregrino al encuentro de Cristo, buscando -cada vez más, un auténtico encuentro de hermanos y comunidades.

“‘31 de diciembre las 12 del día dan y toda La Rioja espera en la plaza principal…’ Que nadie quede excluido de ésta gran fiesta de nuestra fe, que el ardor de nuestro corazón se haga sentir”, pidió.

El Decanato, creado por monseñor Marcelo Colombo, propuso unirse en la oración que monseñor Angelelli rezó durante la misa de Nochebuena de 1971:

Señor…

yo te pido esta noche,

que nos des a cada uno de nosotros,

valentía, coraje y decisión.

Porque hay muchas cosas por hacer,

casas dignas para tantos que son tus hijos,

hay que hacer y buscar fuentes de trabajo

porque no hay pan.

Hay que buscar, no sé cuántas soluciones,

para curar las enfermedades,

y hay que solucionar los problemas

de la educación y el descanso.

¡Cuántas cosas

te tendría que pedir esta noche!!

Señor, yo te pido por mí mismo,

una cosa fundamental:

Que me hagas fiel,

que no me canse nunca

de pronunciar tu nombre.

Y caminar con mi pueblo,

ayudándole a que todos pechemos juntos.

Amén.+