El Congreso detectó 200 “ñoquis” en Diputados

El Congreso de la Nación detectó 200 “ñoquis” (empleados que cobran un sueldo sin ir a trabajar) en la Cámara de Diputados durante un control de presentismo que duró dos meses.

El control se realizó mediante un sistema biométrico de huella dactilar en el ingreso y salida del personal.

En Diputados arrancó el primero de noviembre, mientras que en el Senado el primero de diciembre, al igual que en la Biblioteca, imprenta y sede de la obra social.

Gracias al nuevo sistema aplicado hay más gente en el Congreso y alrededores ya que el que quiere cobrar tiene que poner su dedo todos los días.

De los 200 que no iban a trabajar, 160 tienen el trámite de cesantía y solo 30 decidieron presentar la renuncia.

“Registramos 700 casos irregulares a los que enviamos cartas documento. También iniciamos una tarea de auditoría de las justificaciones que presentan los empleados que se ausentan. Vimos varios casos de enfermedad sin los debidos certificados médicos”, dijo la secretaria administrativa de la Cámara baja, Florencia Romano, a La Nación.

Tanto los bloques parlamentarios como la Asociación del Personal Legislativo (APL) apoyan el control del presentismo.