Provincias recalculan meta salarial y dilatan la discusión con gremios

Las nuevas metas de inflación que el Gobierno nacional anunció la semana pasada cambiaron también los planes de los gobernadores, que ahora deberán rever sus propuestas paritarias a los empleados estatales.

La conferencia de prensa donde el equipo económico del presidente Mauricio Macri informó que el rango 8%-12% de inflación previsto para 2018 había subido al 15% fue seguida con atención en las provincias. Ahora, los gremios también recalcularán sus pedidos al momento de negociar la pauta salarial de este año.

En algunos distritos la negociación ya está cerrada. En Mendoza, por ejemplo, el radical Alfredo Cornejo había terminado el año acondando exitosamente con ATE y UPCN en sectores como la Administración Central, Salud, Vialidad o el Tribunal de Cuentas. El incremento salarial pactado fue de 15,7% a cobrar en tres tramos y un bono de fin de año de $7.000.

En Córdoba, en tanto, el peronista Juan Schiaretti acordó con Sindicato de Empleados Públicos una suba escalonada del 11%, una cláusula gatillo atada a la inflación y el pase a planta permanente de 4.800 contratados. El ministro de Economía cordobés, Osvaldo Giordano, ratificó que la diferencia se compensará con la cláusula gatillo (ver página 17)

Pero en la mayoría de los distritos la discusión comenzará entre febrero y marzo, y desde despachos provinciales ven con preocupación que al diálogo con los sindicatos se sume un condimento que pondrá a los gremios con la necesidad de mostrar los dientes por rebote nacional: el tratamiento en el Congreso de la reforma laboral que impulsa Macri.

A nivel nacional, la Casa Rosada propuso un techo de 15% sin cláusula gatillo, mientas que los gremios aspiran a un 20% en base a la experiencia 2017, cuando Cambiemos se quedó corto en los pronósticos del IPC.

Sin embargo, cada provincia tendrá sus propios tiempos y ofertas. Así, mientras San Juan del peronista Sergio Uñac partirá de la expectativa oficial con cláusula gatillo, Río Negro de Alberto Weretilneck propondrá un techo de 12% en línea con los recursos que dispondrá la provincia. Otros casos, como La Rioja del mandatario Sergio Casas (PJ) darán aumentos por decreto y se espera austeridad en línea con los menores recursos que dispuso el Presupuesto Nacional para compensar a los riojanos por el punto de coparticipación perdido en 1988 (Casas pedía $5.600 millones y le otorgaron la mitad).

En Tierra del Fuego hay salarios congelados para los metalúrgicos de la UOM y para el personal político del Estado, con lo que no se esperan derroches de la gobernadora Rosana Bertone en la negociación paritaria.

Ayer, el justicialista entrerriano Gustavo Bordet confirmó que convocó a los gremios para marzo y que “las metas inflacionarias son las que tendrán las paritarias”. Lo mismo ocurrirá en Salta y Santiago del Estero irán por esos carriles.

Asimismo, Santa Fe estimó su propia inflación en el Presupuesto provincial en 15,6%, algo más alta que la nacional. Desde la provincia aún no definieron propuesta a los gremios con una discusión que comenzará en marzo.

Los docentes también atomizarán discusiones, en especial por la negativa de la Casa Rosada a reestablecer la paritaria nacional que fijaba piso de aumentos. Por otra parte, ayer el sindicato de profesionales de la salud bonaerense (Cicop) solicitó a la gobernadora María Eugenia Vidal que “cumpla” con la promesa de convocar a paritarias y acusó al Gobierno de intentar “disciplinar” a los trabajadores “con ofertas a la baja”.