Pacto Fiscal: el Gobierno ultima detalles del bono para compensar a las provincias

Publicado por

Pasó por el Congreso y fue validado en dos tercios de las legislaturas provinciales. Pero al Pacto Fiscal que Mauricio Macri firmó con 23 distritos -no lo hizo San Luis- le faltan, todavía, varios escalones para tomar cuerpo.

Entre febrero y marzo, después de la feria judicial, debería producirse una lluvia de presentaciones en la Corte para que las provincias retiren las más de 40 demandas que tienen en el tribunal sobre fondos federales.

Los gobernadores esperan que la Provincia baje los juicios por el fondo del Conurbano
Como contó Clarín, los gobernadores esperan que el primer movimiento lo haga María Eugenia Vidal, que en 2016 inició un expediente referido al Fondo del Conurbano, que se convirtió en la llave para el acuerdo fiscal del 16 de noviembre pasado.

Cuando eso ocurra podrá ponerse en ejecución otra de las piezas del acuerdo fiscal. Las más de 40 demandas de provincias por fondos federales suponían ingresos por medio billón de pesos, según el cálculo de los fiscales de Estado.

Los gobernadores no querían resignar esos recursos -aunque el monto sea discutible- por nada sobre todo cuando Vidal puso como condición para retirar su demanda por el Fondo del Conurbano que le destinen fondos y negoció que en 2018 recibirá 41.000 millones y en 2019 le tocan 65.000 millones.

En las horas previas a la firma del Pacto Fiscal, los gobernadores lograron el compromiso de la Casa Rosada de emitir un bono para “compensar” a las provincias por renunciar a sus demandas.

En las últimas semanas, el ministerio de Haciendo definió las características de ese bono que empieza a pagarse este año. El primer servicio de intereses será por $5000 mientras que del año 2 al 11 serán de 12 mil millones entre capital e intereses.

En total, para 2019 habrá ascendido a 125 mil millones repartidos entre las 22 provincias, según un esquema similar a de la distribución de fondos de coparticipación. El valor nominal es de $ 89.747 millones

El bono no podrá venderse en el mercado ni negociarse pero si se podrá utilizar para “pagar” deudas que las provincias tienen acumulada con Nación. Fue un pedido que hicieron algunos gobernadores, entre ellos Gerardo Morales, el radical que gobierna Jujuy, y que recibió asistencias de Nación.

La imposibilidad de vender el bono recibió algunas críticas. “Que solo sirva para canjear deuda es otra vez beneficiar a los que hacen las cosas mal: para las provincias que no tienen deuda con Nación o se tomaron crédito en el exterior, el bono no es bueno”, dijeron desde una provincia peronista a Clarín.

El planteo encontró eco en otras administraciones. Como queda, por delante, un tiempo antes de que se emita el bono, quizá haya algunas negociaciones para introducir cambios.

“No hay fecha de salida porque todavía algunas provincias no adhirieron al Pacto”, confiaron en gobierno pero anticiparon que la intención es que la emisión sea en el primer trimeste del año.

En paralelo, el gobierno de Santa Fe espera empezar a negociar el retroactivo del 15% de retención de ANSeS por el que obtuvo un fallo favorable en la Corte Suprema, al igual que San Luis. El caso santafesino fue un problema puntual porque la provincia no quería renunciar a fondos que la Corte le reconoció.

En cambio, el resto de las provincias -salvo San Luis- renunciaron a recuperar los recursos que de 2006 hasta 2015 retuvo ANSeS de fondos que debían coparticiparse.