La Rioja, entre las tarifas más bajas de electricidad

Publicado por

La Rioja figura entre las provincias que mantienen tarifas eléctricas mas bajas en el país, junto con Santa Cruz, Santiago del Estero, Río Negro y Misiones, según un informe que publica hoy La Nación.

Desde diciembre del 2015 a febrero de 2018 el precio de la luz aumentó en La Rioja el 340 por ciento, mientras que en Neuquén, fue del 443 por ciento, mientras que EDES en Buenos Aires incrementó este valor más del 600 por ciento.

La nota señala que a pesar de la actualizaciones tarifarias, que en caso de Edenor y Edesur superan el 1500 por ciento, en el área metropolitana se paga aún valores apenas superior a otras provincias como Santa Cruz.


Con el nuevo gobierno se inició un proceso de normalización tarifaria y en este sentido el primer paso fue modificar el destino de los subsidios, que estaban concentrados en un segmento minoritario: el área metropolitana. Así, se actualizó el precio del costo de energía para los usuarios de Edenor y Edesur.

Al mismo tiempo, se mantuvieron subsidios para jubilados, titulares de programas sociales, discapacitados y electrodependientes, entre otros. De esa manera, lo que pagaban los porteños se acercó un poco más a lo que debían desembolsar en el resto de las provincias. Pero no fue suficiente.

Con el rebalanceo tarifario, todas las jurisdicciones empezaron a pagar el mismo precio por el megavatiohora (MVh) en el mercado mayorista (el precio al que se vende la energía). Esa parte corresponde a la generación de la electricidad.

También hubo subas en el transporte y la distribución, a cargo de Edenor y de Edesur. Pero la brecha entre Ciudad de Buenos Aires y el resto del país continuó, en parte porque también aumentaron las distribuidoras provinciales.

Por ejemplo, en mayo 2016 y con las tarifas “normalizadas”, por un mismo consumo de 264 kVh mensuales y sin incluir impuestos, un porteño pagaba $150, un riojano $240 y un neuquino, $390. Edenor fue la empresa distribuidora que más aumentó de todo el país, pero sigue siendo una de las más baratas junto con Edesur y las distribuidoras de Santa Cruz y Santiago del Estero.

“En diciembre del 2015, el costo de generación de CAMMESA -la empresa que administra el mercado mayorista- se cubría en un 11% por la tarifa pagada por los usuarios y el 89% con aportes del tesoro. El déficit de CAMMESA llegó ese año a US$11.000 millones”, explican desde el Ministerio de Energía y Minería y agregan: “Hoy la industria no recibe más subsidios, salvo las electrointensivas. El sector residencial y el comercial reciben un 30% de subsidio y las familias con tarifa social, un 70%”.

Otra etapa del proceso de revisión tarifaria tuvo que ver con los costos de desarrollo, inversión, operación y mantenimiento de las redes locales de distribución. Desde hace varios años, las empresas distribuidoras provinciales actualizan al ritmo de la inflación el Valor Agregado de Distribución (VAD).

Más información: Pese al tarifazo, los porteños aún pagan por la luz menos que la mayoría de las provincias