Procesan a 8 policías por la muerte de un cadete

Publicado por

Los ocho policías de La Rioja acusados de la muerte del joven Emanuel Garay durante el entrenamiento en la Escuela de Cadetes de la fuerza fueron procesados ayer con prisión preventiva.

Fuentes judiciales informaron a la agencia de noticias Télam que la medida alcanza a Dardo Gordillo, Ramón Leguiza, Jorge Leguiza, Adriana Rodríguez, Nadia Bravo, Elio Marcial, Ivana Luna y Marcos Miranda, a quienes el juez de instrucción en lo Criminal y Correccional N° 1, Mario Martínez, los procesó y, en consecuencia, envió al Servicio Penitenciario provincial para que sigan en prisión mientras prosigue el proceso penal.

El magistrado los consideró “coautores de los delitos de homicidio calificado por abuso de la función del sujeto activo en concurso con el delito de lesiones graves calificadas por ensañamiento y abuso de la función del sujeto activo, y violación de los deberes de funcionario público por ejercicio abusivo de la autoridad”.

El juez Martínez sostuvo que los hechos que se investigaron “constituyen una violación de los derechos humanos fundamentales consagrados en la Convención Americana de Derechos Humanos”.

“Ante la obligación de respetar los derechos establecidos en dicho tratado, se actuó en perjuicio de Emanuel Garay y de los quince cadetes que también fueron víctimas de estos aberrantes abusos”, añadió el magistrado.

Martínez también remitió copias de la resolución al Ministerio de Gobierno, Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, y al Ministerio de Educación de la provincia (del que depende la Escuela de Cadetes desde que se produjo el crimen) para ponerlos en conocimiento de lo actuado en la investigación penal.

El 5 de febrero pasado, Emanuel Garay y una veintena de aspirantes a ingresar en la policía de La Rioja fueron sometidos, bajo un sol abrasador y en condiciones inhumanas, a un entrenamiento considerado abusivo. Se desmayó y les impidieron a sus compañeros asistirlo o darle agua.

Emanuel, que tenía 19 años, murió tras agonizar durante cinco días. Según reveló la autopsia, entró en coma luego de sufrir una deshidratación aguda, que derivó en una insuficiencia renal y una falla multiorgánica de consecuencias irreversibles. Otros 11 cadetes también tuvieron que ser internados, exhaustos tras la tormentosa exigencia a la que fueron sometidos.