Beder Herrera: “Las economías regionales están mal”

Publicado por

El ex gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, dialogó con El Enfiteuta. El actual diputado nacional vicepresidente segundo en la comisión de Economía y Desarrollo Regional, sostiene que la producción “no está bien” en esas provincias. En especial las que tienen dependencia eléctrica para producir -como la suya- con un costo energético que se elevó 2700% desde que asumió el gobierno. También perjudica la macroeconomía con atraso cambiario y la apertura de importaciones. La gente está “desilusionada con el cambio que esperaban con Macri”, afirma.

¿Cómo describiría el momento actual de las economías regionales?
Yo creo que las economías regionales no están pasando un buen momento ahora en la Argentina. Conozco lo que está pasando en Mendoza con algunas frutas, por ejemplo, en Río Negro, Neuquén, Catamarca, La Rioja, San Juan. Y precisamente en mi provincia la cosa no está bien, no es rentable trabajar el campo. Nosotros allá tenemos un problema muy grave y es que las economías regionales funcionan con energía eléctrica. Porque todo el riego es presurizado, se lo saca de las profundidades, de pozos que tenemos a 200 o 300 metros y con la energía eléctrica que ha subido 26 veces, se ha hecho casi imposible.

¿Más allá de esta característica en la región qué factor común encuentra con el resto de las economías regionales en los problemas que enfrentan?
Básicamente en los costos y la logística. La competitividad no se puede dar porque nosotros allá [en La Rioja]con el transporte de mil kilómetros se nos hace imposible. Por ejemplo, con el tomate. Antes nosotros producíamos tomates a muy bajo costo, pero el kilo de tomate cuesta -pongamos- un peso y cuesta también un peso trasladarlo, es imposible. Pero ahora se puso peor aún porque allá lo industrializábamos al tomate y nos cuesta 1.100 dólares la tonelada de extracto de tomate, el concentrado. Y ahora importar el tomate concentrado cuesta 700 dólares, entonces evidentemente la cosa no funciona. Y el tomate es fundamental, se trae de Turquía, de Chile de China, de todos lados y eso hizo caer muchísimo la producción. Eso mismo ha ocurrido con las nueces, con la uva, con la blanca sobre todo que es la gran cantidad de uva que tenemos en La Rioja, la tinta estaba un poco mejor el año pasado.

¿El famoso torrontés de su provincia está un poco mejor por lo menos?
El torrontés es una maravilla… pero no está bien tampoco. Porque es una uva blanca que no le dan el crédito necesario ni se vende como se venden los tintos. Es excelente, pero los vinos tintos se venden más, es cuestión de costumbres antes se vendía más blanco que tinto.

¿Cómo cree que se puede cambiar la situación para que mejoren las economías regionales?
Acá tiene que mejorar la economía, es un problema macroeconómico del país. Nosotros, por ejemplo, exportamos el 90/95% de las aceitunas que producimos en La Rioja que es la mayor productora de aceitunas del país y de aceite de oliva. Pero dependemos del precio del dólar, de Brasil que viene de crisis en crisis. Se suman ahora los nuevos acuerdos que ha hecho el Mercosur que se abre a extra cupos como con Egipto que le vende a Brasil y eso nos hace caer el precio a nosotros, porque esa aceituna llega un 20% más barata desde Egipto.

¿El posible acuerdo con la UE podría complicar más la situación?
Hay que ver, ellos son proteccionistas por excelencia de toda la vida. Acá tenemos los mejores costos, pero influyen los subsidios europeos tanto en aceitunas como en aceite de oliva también. Lo que pasa es que cuando se exporta tenemos que competir con países como España, por ejemplo, que es el mayor productor del mundo y que tiene subsidios de toda la vida en el aceite de oliva. Y con ellos tenemos que competir. En Brasil, nosotros competimos con España y no podemos hacerlo, acá nosotros no tenemos ningún subsidio todo lo contrario: tenemos costos altos, impuestos altos.

¿En la cuestión macroeconómica cree que habría que mejorar la competitividad con el tiempo de cambio?
En algunos productos sí, sobre todo en los que se exportan.

Pero con la unificación del tipo de cambio si se devalúa alcanza a todos los productos…
Sí, pero con el anterior gobierno el dólar estaba 9,5 pesos ahora está casi en 21 pesos, pero la energía ha subido 2700 por ciento. Quiero decir que los costos han trepado mucho más allá que el dólar, entonces la devaluación se licuó inmediatamente, a los pocos meses de subir el tipo de cambio. Lo que es necesario es hacer competitivas a todas las economías y actualmente está visto que vemos una avalancha de importaciones porque les conviene. La gente que produce, que fabrica o hace salsas de tomate, le conviene importar el concentrado de tomate. Para qué va a producir acá, lo sacan de competencia.

Igual no se percibe que a reducción de precios por importación le llegue al consumidor…
No ese es otro problema que hay en el país. El de los intermediarios, lleva décadas sin resolverse en la Argentina…

¿Con respecto a las dificultades de logística de las economías pueden superarse con acciones del gobierno como el Plan Belgrano, obras que se están realizando?
Por allá no pasó ninguna por el momento, está peor la situación.

¿Cómo percibe el ánimo de la gente la cuestión social?
La gente está mal. Ha perdido poder adquisitivo. En La Rioja los sueldos son más bien alimentarios, son bajos, la gente cobra diez mil, nueve mil, once mil pesos. Imagínese cómo puede vivir una familia de tres o cuatro personas con esos sueldos, es imposible. Entonces tienen que ajustar cada vez más, pasar a segundas marcas, terceras marcas, y ahora a comprar menos, esa es la realidad. Y las tarifas que han subido mucho y eso le ha quitado poder adquisitivo a la gente que está desilusionada. Desilusionada con el cambio que ellos esperaban con Macri. Evidentemente les han vendido una idea de cambio para mejorar su vida, pero no ha ocurrido.