Beder si, Beder no: El Gobierno dividido por el 2019

Publicado por

Casas cambió el número telefónico para no seguir la interna por mensajes. Los diputados del PJ quieren que Beder Herrera sea candidato. Los intendentes no avalan esa posibilidad con el guiño de parte del Gabinete.


 

El Gobierno le transmitió a la dirigencia que Sergio Casas no tenía teléfono celular. Adriana Olima envió un mensaje por lo comentado por la Casa de Gobierno a los diputados y le contestaron con un signo monetario.

Casas había regresado a la actividad, tras una semana de reposo por prescripción médica a raíz de la fuerte caída en bicicleta en el paraje Señor de la Peña.

El gobernador se caracteriza por no contestar los mensajes de los intendentes y diputados, y si lo hace, pasó una semana o más, según dicen los propios protagonistas.

Ahora todos ellos deben hacer un trabajo de inteligencia para conocer el nuevo número telefónico del hombre de San Blas de los Sauces en el último tramo de su mandato.

Unos hablan que es estrategia de la mesa chica del casismo, integrada por ex bederistas y ex radicales, para quitarle presión a Casas. Otros dicen lo mismo.

Mientras que no hay comunicación interna, el peronismo comenzó a presionar por las candidaturas. Marcelo del Moral lanzó a Luis Beder Herrera para el 2019 con el aval del bloque mayoritario de diputados justicialistas.

La contestación no tardó en llegar en boca del intendente Cristián Pérez que le cerró la puerta a esa posibilidad. Hubo una cumbre de intendentes, en donde solo hubo gestos para Casas, y con el aval de la Casa de las Tejas.

Y además se encargaron de criticar a Silvia Gaitán, la intendenta con mejor imagen. Ella reafirma su lealtad con el ex gobernador.

Beder Herrera se ausentó de la sesión por el tarifazo por una dolencia. Él mismo dice que hoy cuida su salud para bajar la expectativa de una candidatura para volver.

Ricardo Quintela, Teresita Madera y Gastón Mercado Luna salieron por las calles, mientras que Beder Herrera estuvo sin el gobierno en una reunión del PJ y en un acto en el club Unión, entre otras actividades políticas.

Todos dicen que ya se cumplió el ciclo de Beder Herrera, aunque nadie lo dice en voz alta, salvo el intendente de Rosario Vera Peñaloza que lo dejaron solo. Sus pares lo piensan, pero no lo afirman.

Ministros sostienen lo mismo, a pesar que muchos han sido creación de Beder Herrera. Se encaminan a imitar a Néstor Bosetti, Alberto Paredes Urquiza, Felipe Álvarez y Teresita Luna, ayer bederistas y hoy antibederistas.

El ex gobernador almuerza con la amplia mayoría legislativa y arma el diseño para el año que viene. Gane quien gane, la Legislatura seguirá en manos del peronismo bederista.

Rogelio Frigerio con informes de Cambiemos trata de entusiasmar a los intendentes para que rompan con el Gobierno para que lo imiten a Paredes Urquiza. Cuando van a dar el paso, el pasado los condena.

Beder Herrera desayuna con Ricardo Guerra, que podria ser el candidato, pese que él no quiere. También toma unos mates con los directivos del Banco Rioja.

Todos coinciden que sin recursos no se puede ser candidato y ni pensar antes en ir a una interna del PJ. Cambiemos es solo promesas, Casas no atiende y Beder Herrera ya no quiere hablar con muchos.