Panorama político: Los intendentes en la vidriera de las ofertas electorales

Publicado por

Los jefes comunales de los Llanos más Felipe Varela llamaron la atención con el encuentro en Catuna. Frigerio pidió a Cambiemos que los hablen para apoyar al macrismo


 

Al peronismo cuando le fue mal en Capital, lo salvó el interior. En la última, el PJ venció más allá de los límites capitalinos. Los intendentes tomaron nota para garantizar una media tranquilidad en el 2019.

Con el encuentro en Catuna, se pusieron en la vidriera para escuchar ofertas electorales, especialmente los de Los Llanos más Felipe Varela, aunque respiran diariamente por el oxígeno que les envía el gobernador Sergio Casas.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, le pidió a los suyos que pongan en marcha un plan de seducción, a través del intendente capitalino, Alberto Paredes Urquiza. Hasta ahora sin resultados positivos.

Mediante la ex diputada provincial Alejandra Oviedo, Paredes Urquiza intercedió para que su par de Rosario Vera Peñaloza, Cristian Pérez, haga un paso al costado del peronismo oficialista local. Por este motivo, el jefe de la Municipalidad de la Capital insiste que es peronista, más allá que vive por el envío de recursos nacionales.

Los llanistas dicen tener una cantidad de votos, pese que de ellos no lo son. Luis Beder Herrera, como presidente del PJ, les manda otro mensaje, a través de los diputados, a quienes los mima en todos los sentidos, con el propósito de compensar una estampida.

Paredes Urquiza para ser candidato a gobernador necesita por lo menos cinco intendentes del PJ que lo apoyen. Ya en Famatina anticipó que no enfrentará al senador Julio Martínez, por encima de los deseos de Macri para que se hagan elecciones internas.

La gestión es destructiva en la Capital y los sondeos hablan por sí mismo.

Francisco Quintana, un operador con poca prensa en La Rioja, aunque es un hombre de confianza del Presidente, pidió una reunión con el ministro de Hacienda, Ricardo Guerra. Al macrismo le encantaría que La Rioja se pinte de amarillo, pero piensan en los apoyos en el Congreso (una mala jugada podría en peligro todo el proyecto que podría seguir con María Eugenia Vidal).

Guerra lo puso en aviso a Beder Herrera, mientras que de política habla poco con Casas.

Y gobernador respiró que lo haya recibido Frigerio por las obras pendientes. Que cumplan es otra cosa.

En Capital, el dúo Teresita Madera y Ricardo Quintela tratan de despertar al peronismo capitalino. Ellos han tenido responsabilidad en los magros resultados en la Capital, más allá del dueño de todos los males sea, como lo sindican a Beder Herrera.

La dirigencia capital ha hecho la “plancha” en los últimos seis años, ya que la comodidad y los muchos años no los motiva.

Madera y Quintela no tienen el aval de los intendentes que responden a Casas y de los legisladores que visitan a Beder Herrera en el campo de la ruta 5.

El dúo sale con la coordinación del (ex) radical Gastón Mercado Luna y el (ex) bederista Ariel Puy Soria, un viajero de los últimos dos años del gobierno.

En el campo, Beder Herrera dice que no será candidato y que el PJ irá a elecciones internas. Nadie tiene fondos para enfrentar una interna, salvo quien lo plantea.

Con problemas de salud, quizás el ex gobernador comience a hablar con los jefes comunales, aunque en privado sostienen que ya cumplió su ciclo.

Abril serían las elecciones a gobernador y junio para intendentes, más las nacionales en octubre. Previo habría interna en el PJ. Cuatro elecciones en poco tiempo.

El PJ bederista reitera que comenzará a discutir de política, luego del Mundial de Fútbol. Deja que la realidad hable, especialmente en la Capital, adonde ha sido reacia para el peronismo gobernante desde 1983.

Allí sólo hablan de los peronistas, los que están y los que se fueron. Creen que Cambiemos sin trabajo territorial en la provincia tendrá pocas chances y hasta recuerdan que la oposición siempre le va bien en las legislativas y luego se desinfla.