El intendente que ya le pagaron por los servicios prestados

Publicado por

Paredes Urquiza fue desairado por uno de sus socios en el partido de Macri. Pese que trató de mantener la expectativa en su tropa, fue excluído de la carrera por el 2019


 

Las palabras de Julio Sahad explotaron en la mañana del lunes en el despacho del intendente capitalino. Alberto Paredes Urquiza transmitía a su tropa un mensaje esperanzador que el 2019 estaba a la vuelta de la esquina. Hoy ya no pasará, por lo menos dentro de Cambiemos y especialmente como la figura central.

El diputado nacional macrista consagró al ex ministro de Defensa y actual senador nacional Julio Martínez como candidato a gobernador. Lo dijo la misma persona que revalida cualquier gestión riojana que se haga en la Casa Rosada.

En las últimas elecciones legislativas, el jefe comunal cambió de bando para trabajar por el macrismo. Ese gesto fue pagado con obras para la Municipalidad y ATN (Ayudas del Tesoro Nacional). Sin embargo, el paredismo pensaba que la buena vida seguía más allá del año que viene. Al parecer, no.

Los dichos de Sahad se pueden interpretar que la Casa de Gobierno nacional ya le pagó a Paredes Urquiza y que deberá trabajar por Martínez como un militante más en el 2019. No se puede alejar mucho del macrismo, ya que mantiene una dura pelea política e institucional con el peronismo oficialista. Es decir, que está atado de pie y mano, salvo que el peronismo como siempre hace, pone en práctica el plan “borrón y cuenta nueva”.

Hoy el intendente del principal departamento de la provincia debe acatar el mensaje macrista y redireccionar la estrategia electoral: pensar en mantener lo que tiene.

La Intendencia tiene muchos problemas de gestión por la falta de recursos y el discurso de la herencia y de los malos peronistas no alcanza para convencer.

Ya lo había dicho el ex gobernador Luis Beder Herrera cuando avisoraba un final no muy feliz para el paredismo (usó una comparación sexual).

Así las giras por el interior de Paredes Urquiza quedarán para la anécdota y deberá ponerse a disposición del senador nacional, salvo que sea su compañero de fórmula y arriesgue perder la Municipalidad.