Panorama: Los socios peronistas de Martínez se le rebelan

Publicado por

El peronismo no bederista tomó nota de otras experiencias políticas en torno a trabajar por las aspiraciones personales del radical Julio Martínez. En 1999, el hijo del recordado homónimo de Chilecito llegó a ocupar el primer cargo electivo en La Rioja. Desde allí no se bajó más de su actividad legislativa, ya sea en la provincia, como en la Nación, y hasta ocupar el cargo de ministro de Defensa del presidente Mauricio Macri.

Martínez siempre estuvo asociado a los justicialistas enojados de ese tiempo con el gobierno provincial. Jorge Yoma, su primo, fue el impulsor de un frente contra el entonces gobernador Ángel Maza.

Luego las banderas de la antiminería lo llevaron a ser socio del ex intendente peronista de Famatina, Ismael Bordagaray, y hoy se vuelve a incorporar. Habían formado Fuerza Cívica Riojana con todos los enojados de turno contra Luis Beder Herrera. Hasta hubo gestos políticos concretos del ex intendente Ricardo Quintela para con el martinismo.

“El tipo bueno” como lo identifican algunas encuestas a Martínez, hoy senador nacional, le sirvió para contar con buena imagen frente al desgaste obvio del peronismo por los tantos años. Es siempre fuerte en las elecciones legislativas y sin estructura en la pelea por la Gobernación. Por ello, siempre tuvo el trabajo ad honorem de peronistas no alineados a la administración provincial.

Hoy pasa algo parecido con el jefe comunal Alberto Paredes Urquiza, un enojado ex bederista. El capitalino hizo todo los deberes para llegar a la Casa Rosada y lo logró en base también a su amistad con Rogelio Frigerio, quien fue un activo del gobierno de Luis Beder Herrera (ese será otro capítulo para contar).

Todo acto de la Municipalidad el que se llevó los laureles fue el chileciteño, ya que las obras capitalinas son financiadas por la Nación. Ni lerdo ni perezoso el senador lo dejó claro y Paredes Urquiza quedaba como un actor de reparto.

En escena también apareció Néstor Bosetti, el vicegobernador de Sergio Casas. El ex bederista enojado usó casi la misma táctica del paredismo para ganarse el corazón macrista, aunque gran parte de Cambiemos lo rechaza.

El bosettismo le abrió todos los “medios” a Martínez para que despotricar contra Beder Herrera. Hubo días de cadenas provinciales del chileciteño, a través de los medios bosettistas y paredistas.

Todo eso llevó a instalarlo como candidato a gobernador y fue Julio Sahad que lo dejó claro: Julio Martínez será el candidato de Macri en La Rioja.

Esa palabra y más quien la dice, pese a su perfil bajo, dejó sin respiración política primero a Paredes Urquiza y luego a Bosetti, las patas peronistas, a las que se debe incorporar a Teresita Luna y Felipe Álvarez, que han sido premiados por el martinismo con algunos gestos en la Casa Rosada.

La primera lectura fue “tanto trabajo para pelear contra el peronismo bederista y llegar a este día que el líder será un radical, pese que casi toda la inversión fue justicialista”.

Parece que sí. Por lo cual, el intendente capitalino insistió en decir que es peronista y Bosetti empezó a mimar al paredismo por sus “medios” (son tantos que nadie sabe la cifra).

Ya Frigerio no es tan buen estratega porque el que decide es Marcos Peña, la mano derecha de Macri. Ya hubo quejas del martinismo que no tiene aire en los medios como antes.

Mientras tanto, Paredes Urquiza le dio un cargo para la gente de Luna y hasta lo haría con Bosetti mediante Enrique Rodríguez, el mismo que pidió derogar las tasas municipales y sacarle otros beneficios al municipio. Cada gesto es gasto para las alicaídas arcas del Palacio Municipal y lo sabe José Martínez, el secretario de Hacienda.

Sergio Casas no dice nada y escucha a Ariel Puy Soria y Gastón Mercado Luna. Puy Soria fue jefe de campaña del paredismo y el radical es amigo del intendente. Beder Herrera en su reducto recuerda que lo hizo de “potrillo” al intendente nacido en los Llanos.

De esa forma, los enojados bederistas remarcan que siguen siendo peronistas, ya que ad honorem no trabajarán para Martínez.