Intimidades del PJ: Casas dejó en offside al casismo

Publicado por

En la noche del jueves, Silvia Machicote, la secretaria histórica del Justicialismo, recibió un llamado telefónico del gobernador Sergio Casas, a quien le transmitía que el viernes en horas del mediodía acompañaría al diputado nacional Luis Beder Herrera a la sede del Partido Justicialista.

Ese día se había convocado al Congreso Partidario, que preside Miguel Ángel Asís, a raíz de una posible intervención de Luis Barrionuevo, aunque necesita la autorización de la Justicia Federal.

Por encima de ello, se quería saber cómo estaba la interna del peronismo. Y se conocieron detalles de llamados y operaciones de todo tipo.

Casas cerca de Beder Herrera quería despejar cualquier duda sobre su relación con el ex gobernador, luego de innumerables versiones que surgieron de su entorno, hasta el viernes al mediodía conocido como casismo.

Durante la mañana del viernes, el presidente del Consejo Provincial del PJ recibía una colección de capturas de pantallas y llamados telefónicos sobre el juego interno debido a la convocatoria a la Casa de Todos.

Ariel Puy Soria le hacía llamados a Matias Juárez y Raúl Larraín decía en voz alta que el ex secretario de Tierras tenía un listado viejo de los congresales. Juárez ya no era congresal en la nueva conformación liderada por Asís.

Una captura de pantalla de Carlos Machicote también recibía sobre un mensaje de Ricardo Quintela.

Fernando Rejal se hacía el distraído y Beder Herrera hablaba con Adolfo Scaglioni que estaba en Buenos Aires con Roberto Valles.

Oscar Chamía hacía lo propio con Ciro Montivero, mientras que Casas pedía disculpas a Hugo Sánchez, ya que todavía lo tenía dentro del bosettismo (hoy trabaja para el bederismo).

Néstor Bosetti no lograba su cometido en la Justicia Federal para que enviara un veedor al partido y por eso, aparecía un escribano, con el fin de dejar plasmado el fracaso de la convocatoria.

Beder Herrera lo seguía a ese proceso desde su casa.

El casismo -hasta el viernes al mediodía- se había aglutinado en el complejo del Tiro Federal, bunker de Julio Sahad, el hombre fuerte de Cambiemos.

Recién se enteraron a las 12 del viernes que Casas acompañaba al ex gobernador al partido y los dejaba en offside.

No hubo quórum en la sesión del Congreso, que era una cuestión adminisrativa, pero luego el convite continuó en el restaurant de Asís, por un lado, y otro en la casa de Beder Herrera. En ésta última, Casas le decía a Luis Solorza -que no había entrado- que se fuera a la Residencia para retrasar su agenda, mientras almorzaba “algo liviano” con el ex gobernador.

Del otro lado de la mesa bederista estaba Marcelo del Moral, al tiempo que había quejas de Diego Mazzuchelli y llegaba Matías Troncoso.

Beder Herrera recibía un detalle de traiciones al PJ y se sonreía, al decir que lo importante era que Casas supiera que tenía el apoyo suyo y de toda la Legislatura. Casas hizo un breve discurso para agradecerle por el acompañamiento frente al bloque de diputados justicialistas.

DcZJEQ3W0AI_vwy

Florencia López tampoco había enviado a sus congresales, como otros, y ya había foto de José Aparicio con Alberto Paredes Urquiza, que antes había tomado un café con Felipe Alvarez.

Los demás intendentes se excusaban y acusaban al casismo de impulsar que se le dé la espalda al Congreso.

Silvia Machicote contaba el mal momento que había pasado con Gastón Mercado Luna y Asís le hablaba a los congresales en su restaurant.

Casas se retiraba de la casa de Beder Herrera, quien durante toda la tarde recibió dirigentes y algunos que no habían dado señales de vida en el partido. A la noche otra comida liviana, tras un viernes peronista de traiciones y operaciones políticas.