La oposición juega con el senador “salvador”, mientras no tiene otros candidatos

Publicado por

Cambiemos es el radicalismo asociado con el macrismo en La Rioja. Los días pasan y el peronismo está en lo que más le gusta: las peleas internas por los posicionamientos políticos.

La nube negra de los problemas de la Presidencia de Mauricio Macri llegan por el viento intenso desde Buenos Aires a La Rioja y los sondeos lo exponen con sus números.

La oposición al peronismo sigue con el mismo diseño de campaña: jugar con un “salvador” y todo lo demás que quede librado al azar.

Julio Martínez es uno de los dirigentes con mayor imagen positiva en La Rioja, que no es lo mismo como candidato a gobernador, ya que la sociedad tiene en su mente de cómo llegar a fin de mes. Es el hombre natural de Cambiemos, por las palabras de Julio Sahad (diputado nacional por el PRO) para intentar quedarse con el sillón, que hoy tiene el gobernador Sergio Casas en el 2019. Pero es lo único que puede mostrar el macrismo.

Casas tiene la facultad de fijar la fecha de las elecciones provinciales y por este motivo, jugará con todas las variables. Salvo Martínez, la oposición no cuenta con candidatos a intendentes, concejales y diputados provinciales, en los departamentos que haya comicios.

El claro ejemplo es Chilecito: Ismael Bordagaray quiere competirle a Silvia Gaitán, pero tiene domicilio en Famatina. Ni hablar en otros departamentos, adonde el sistema radical es solo mirar a una figura -como se le critica a Luis Beder Herrera- y deja que el derrame del “salvador” baje hacia ellos.

Con la salvedad de la Capital, que esta vez no eligirá diputados provinciales pero siempre tiene un piso importante opositor al gobierno, Cambiemos no busca contar con el aval electoral en los departamentos, que no es solo con la fugaces visitas de los dirigentes sino con el trabajo territorial.

Hasta podría repetir la fórmula Julio Martínez – Inés Brizuela y Doria a gobernador y vice, y de allí en más todo es interrogantes sobre los nombres con llegada a la sociedad.

Se ilusionan con el apoyo de Alberto Paredes Urquiza, pero él quiere ser el número uno. Y cada día cae más la imagen de Macri, que era el otro salvador de la oposición riojana.

Las elecciones legislativas no son lo mismo que cuando se discute el verdadero poder de una provincia.