Beder Herrera ejerce el poder político desde su casa

Publicado por

Nicolás Martínez le dice a Claudio Saúl: “no le crean lo que dice”. El ex diputado de Arauco hablaba con el legislador por Rosario Vera Peñaloza por el 2019. El arauqueño le decía al chepeño que el candidato del Justicialismo es Luis Beder Herrera. Lo afirmaba en la casa del ex gobernador y actual diputado nacional.

Con nuevo look, el político desde hace 30 años no decía nada. Solo se escuchaba otra vez el timbre que anunciaba la llegada del diputado provincial Elio Díaz Moreno, que era número puesto para ser titular de la bancada casista, impulsada por Fernando Rejal y Ariel Puy Soria, ministro de Producción y secretario de Relaciones Institucionales respectivamente.

La idea es o era dividir el bloque que preside Marcelo Del Moral y salió desde el ala Norte de la Casa de Gobierno.

Esa fotografía se daba entre las 8 a las 9.30 y con el correr de la mañana casi todo el peronismo quería pasar por la casa del hombre de Campanas del departamento Famatina.

Beder Herrera aseguró que no será candidato a gobernador en el 2019, pero en el peronismo se pregunta quién lo puede ser. Recien entre marzo y abril se harán las elecciones internas del PJ, salvo que Puy Soria y Rejal puedan convencer al gobernador Sergio Casas que rompa con el padre del proyecto.

Entre mates sin azúcar, el famatinense hizo un comentario sobre Puy Soria y hasta recordó a Néstor Bosetti, actual vicegobernador, hoy aliado a Alberto Paredes Urquiza.

Ya había pasado una cena en la casa Del Moral adonde se planteó que los 72 millones de pesos anuales del Programa “Pan” pase a manos de los legisladores (son 6 millones de pesos mensuales). Pretenden que esa iniciativa oficial se transforme en una herramienta política que no solo quede en una sola mano.

Mientras tanto el divide y reinarás sobrevuela en el bunker bederista, ya que un peronista hasta ahora no fue socio secundario de un radical. Es por la candidatura de Julio Martínez (Cambiemos) a gobernador y que sea secundado por un justicialista, que llegaría a una Legislatura para vivir lo que le pasa a Bosetti y lo que le sucedió a Teresita Luna, fueron actores secundarios.

Martínez-Paredes Urquiza lo descartan en la casa del ex mandatario, pero no descartan que el intendente salga como tercera vía o sea el hombre del PJ acompañado por la chileciteña Silvia Gaitán.

Entre esas conjeturas electorales suena el telefóno por una llamada del ministro de Hacienda Ricardo Guerra y más tarde del gerente del Banco Rioja, Federico Bazán. Y Diego Mazzuchelli sale y entra, y hasta aparece Matías Troncoso, segundo en el área de Deportes. Volvían de recorrer barrios.

También los enojados públicos llaman y lo invitan a cenar. Otros acercan un regalo (quesos, vinos y hasta cabritos).

Un televisor está en silencio con el canal C5N  informa que el dólar aumenta, la inflación golpea y crece la desazón con el presidente Mauricio Macri.

Beder Herrera ya habló hace un tiempo con Cristina Fernández de Kircher, ex presidenta, y también con Rogelio Frigerio, un amigo del ministro cuando no estaba con un cargo en la Casa Rosada.

Y la vida sigue en la casa de Beder Herrera, el más odiado en público, pero que casi todo el peronismo y algunos “opositores” una vez por semana lo visitan.