Dos jóvenes universitarios de La Rioja, detrás del hallazgo de una droga inédita en Córdoba

Publicado por

El inédito secuestro de metilona, una droga sintética con la que se adulteran las dosis de éxtasis, comenzó a escribirse el martes último al atardecer, cuando dos policías federales que realizaban una ronda preventiva en el barrio Nueva Córdoba de Córdoba sospecharon de dos jóvenes que estaban parados en una vereda.

Según La Voz del Interior, se cree que iban a realizar una “transa” en la vía pública: aguardaban que alguien pasara a buscar un “encargo” acordado por otras vías.

Cuando los requisaron, los policías se dieron con que los muchachos llevaban varias dosis de ácido lisérgico (LSD) con ellos, por lo que fueron detenidos. En total, se secuestraron 100 “cartones” de esta droga.

Fue entonces que se disparó lo que terminaría por convertirse en un hallazgo con repercusión en todo el país. Un secuestro que hoy abre un nuevo abanico al momento de analizar el entramado del narcotráfico en las calles de Córdoba.

Porque revela, otra vez, un costado que desde hace tiempo se mantiene en auge sin generar el mismo impacto que provoca el mercado ilegal alrededor de las llamadas drogas “tradicionales”, como son la cocaína y la marihuana.

El martes a la noche, luego del operativo que terminó con los dos jóvenes detenidos, desde la delegación Córdoba de la Policía Federal Argentina se dio aviso a la fiscalía de turno del Fuero de Lucha Contra el Narcotráfico (narcomenudeo), a cargo de Carlos Cornejo.

De inmediato, a través del ayudante fiscal Federico Kosciuk, se activaron los resortes para ordenar un allanamiento en la vivienda de uno de los sospechosos.

Se trata de un domicilio de calle Vélez Sársfield al 50, a 200 metros de la plaza San Martín, donde este joven oriundo de La Rioja vive junto con su hermana. Ambos son estudiantes universitarios. Las identidades se mantienen aún en reserva, ya que la investigación judicial recién está comenzando.

El operativo se realizó el miércoles temprano y allí los agentes de la Policía Federal se toparon con una bolsa con 105 gramos de una sustancia granulada, similar a las sales de baño, que en realidad era metilona, según comprobaron los bioquímicos de la fuerza de seguridad.

De acuerdo con la información oficial, esa cantidad representa 500 dosis.

Sustancia de “corte”

El jefe de Toxicología del Hospital de Urgencias, Daniel Gómez, explicó que la metilona es un droga sintética (desarrollada en laboratorios) que se suele utilizar para “cortar” el éxtasis.

Por lo general, se produce en Asia, sobre todo en China, y suele ser descripta como un alucinógeno extremadamente agresivo, según apuntó Gómez.

Sin embargo, son raros los casos en los que se consume de manera directa, ya que por su baja “calidad” se la utiliza para abaratar el costo de la producción de éxtasis.

Es decir, los traficantes generan un éxtasis más económico con el objetivo de engañar a los consumidores, ya que venden estas pastillas como si fueran “puras”, cuando lejos están de serlo.

En algunos ámbitos, se definió a la metilona como la “droga caníbal”, aunque Gómez explicó que esta denominación surge porque quita el dolor. Esto puede provocar que el consumidor se comporte de manera agresiva sin percibir el daño que se autoproduce o el que les genera a otros.

El médico especialista en toxicología recordó que en los últimos años hubo al menos tres muertes por consumo de éxtasis en fiestas electrónicas que se realizaron en la provincia de Córdoba, lo que atribuyó, entre otras causas, a que la droga de este tipo que se está consumiendo a nivel local no es pura, sino “cortada”.

En ese sentido, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, realizó ayer declaraciones públicas ante el secuestro en Córdoba. “Según indicaron fuentes judiciales, sería la primera vez que se halla metilona en Córdoba. Este estupefaciente es más potente que el éxtasis y produce fuertes procesos alucinógenos”, indicó.

Entre proveedores y clientes

En el operativo en el departamento céntrico habitado por los dos hermanos riojanos, se secuestraron, además, un líquido en gotero, semillas de marihuana, teléfonos celulares y una computadora, que ahora serán peritados.

Aunque la causa recién está dando sus primeros pasos, los investigadores sostienen que el principal investigado comercializaba drogas sintéticas a través de las redes sociales, en grupos cerrados. La dosis no baja de los 500 pesos.

También se le hallaron varios folletos de fiestas electrónicas que se realizaron en distintos puntos del país.

Sobre el origen de la metilona, se están entrecruzando datos con la Aduana-Afip para intentar determinar si alguno de los sospechosos recibió una o más encomiendas de otro continente en los últimos tiempos.

Se trata del método usual para el envío de esta clase de sustancias hacia la Argentina, según se detectó en los últimos tiempos.

Entre 2016 y 2017, hubo varios secuestros en Córdoba de pastillas de éxtasis que llegaban por correo desde los Países Bajos, aunque en los últimos meses mermó este tipo de hallazgos.

En ese sentido, una fuente aseguró que se cambió la estrategia preventiva y se ajustaron los controles en Buenos Aires, donde estas encomiendas sorteaban los primeros filtros: un control de rayos X que es observado por un agente.

El informante agregó que en aquellos hallazgos divisaron sustancias similares a la metilona secuestrada ahora, pero en ese momento se indicó que era una droga sintética similar al éxtasis que llegaba a la Argentina de ese modo para que las pastillas fueran elaboradas en algún laboratorio local.

Es decir, nadie puede aventurar hoy cuánta metilona circula por el país.