Oscar Luna con la misma ambición que Álvarez: ser el sucesor de Paredes Urquiza

Publicado por

Desde el llano político, Felipe Álvarez gritó para que lo escucharan en el Palacio Municipal que quiere ser intendente de la Capital en el 2019.

El ex viceintendente y diputado no asumido está sin cargo político (por encima del compromiso mediático de Julio Martínez de conseguirle “algo” en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación) para el armado de una estructura. Son solo fotografías y sin actividad que lo posicione, por eso depende de la buena disposición del paredismo.

Oscar Luna se quedó con el cargo de Álvarez en el Concejo Deliberante. El sector de Alberto Paredes Urquiza lo presentó como viceintendente, aunque es un concejal a cargo del cuerpo deliberativo.

Dintincion-a-Fernanda-Russo

Luna pasó de las filas del ex intendente Ricardo Quintela al paredismo sin ponerse colorado y es un leal a la causa del jefe comunal. Como siempre lo caracterizó su perfil es bajo, pero el lugar que ocupa hoy es por algo: en silencio gana escalones en los sectores políticos que participó.

El edil a cargo de la viceintendencia es el hombre más fuerte hoy de Paredes Urquiza, ya que un enojo de los ediles pone en serio riesgo cualquier idea más allá del 2019. Por ello, choca con las ambiciones políticas de Álvarez que su función hoy dentro del paredismo es estar y sacarse fotografías con Martínez, el senador nacional de Cambiemos.

Una pregunta lógica: ¿Por qué Oscar Luna debe dejar de pasar la oportunidad de ser intendente? ¿Qué compromiso puede tener con Álvarez? Primer capítulo de una novela no contada en el paredismo cuando Paredes Urquiza piensa ser gobernador.