Bono verde por u$s 300 millones y SAPEM, la guerra fría entre casistas y bederistas

Publicado por

“Chito que has hecho con la plata”. Es lo que retumba en los pasillos de Casa de Gobierno cuando se pregunta sobre el destino de dos créditos en dólares tomados en Estados Unidos. Se trata de una línea de u$s 200 millones y de $s 100 millones respectivamente para el Parque Eólico Arauco.

La pregunta salió desde un despacho cercano al gobernador Sergio Casas hacia el Banco Rioja SAU (Sociedad Anónima Unipersonal) que acentuó la grieta entre el casismo y el bederismo.

345368fa31a6f385890f807df14a6a2c

Se trata de una guerra fría entre los dos sectores asociados a la Casa de Gobierno, luego de la renuncia del ministro de Hacienda, Ricardo Guerra.

Cabe recordar que la Rioja colocó u$s 200 millones en títulos de deuda pública, a través de los denominados “bonos verdes” o “green bonds” a una tasa fija de 9,75% en dólares, a un plazo de 8 años y con una amortización en 4 pagos.

A principios del año pasado, se conoció que la provincia es la primera del país en colocar un bono siguiendo los principios de los “green bonds”, lo que determina que estos fondos serán utilizados para el desarrollo de inversiones que generan impacto positivo en el medio ambiente.

En este caso, se llegaría a 300 MW en la generación de energía del Parque Eólico Arauco SAPEM, en línea con el plan RENOVAR que puso en marcha el Gobierno nacional.

La colocación estuvo a cargo de la entidad financiera Puente, que actuó como co-manager y colocador local principal de la operación, junto a UBS (Unión de Bancos Suizos).

Luego se supo también que el gobierno en octubre del año pasado apuró la colocación de u$s100 millones en el mercado internacional para antes de fin de año.

El nuevo “bono verde” completó los u$s300 millones autorizados a través de una ley provincial.

Según el gobierno, un punto importante a destacar es que por la rentabilidad proyectada será la misma empresa la que reintegrará los créditos a obtener, sin comprometer las arcas provinciales.

DQZcgWsV4AAC9En

No es la única guerra fría. También se puso un freno al financiamiento a las empresas estatales, conocidas como SAPEM. De una u otra forma, se pisó el destino de $100 millones mensuales y solo se autorizaría $10 millones cuando el nuevo ministro de Hacienda, Jorge Quintero, conozca en detalle adonde irán esos recursos estatales.

Previo a la dispuesta entre casistas y bederistas, el gobierno había puesto en venta a la empresas y muchas sufrieron los vaivenes de la economía que llevó a despidos en las SAPEM.

Hace un tiempo Hugo Tillar, coordinador de la empresas, explicó que “las SAPEM no fueron constituidas para ganar dinero, hay varias que están en zonas donde la inversión privada no lo genera, y se están haciendo reestructuraciones para que las empresas se autofinancien”.

“Las SAPEM se está transformando en SAU, que son sociedades anónimas de accionistas únicos, Todas las SAPEM son el 100 por ciento patrimonio del Estado”, aclaró el coordinador de las empresas de capital estatal.